Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

viernes, 6 de marzo de 2015

Soja sin Agroquímicos, Sí,

Soja sin Agroquímicos.
En algún lugar ya lo hemos dicho. “La agricultura es la ciencia de llevar a la práctica las fobias humanas”. Se aflojó la tierra durante miles de años porque el hombre tiene la creencia de que eso es necesario. Se quitaron las plantas no sembradas por el hombre porque cree que son malas, y para creer que son malas tiene que creer que hacen daño, y para creer que hacen daño tiene que cuidarse de no mirar que la soja está hermosa junto al Chamico, y si lo ve tiene que olvidarlo en un cuarto de segundo, y tiene que olvidarlo cada vez que lo ve porque si no, se le caen todas las novelas que justifican lo que gasta en herbicida.

La soja. Como cualquier otra planta, produce más acompañada de sus amigas que sola. Como cualquier otra planta, Estimula la germinación y el crecimiento de sus amigas. Como cualquier otra planta, impide la germinación y el crecimiento de sus enemigas. Como cualquier leguminosa, se enamora de las gramíneas y le tiene miedo y odio a las liliáceas. Por ese motivo, no hay malezas liliáceas entre la soja. La soja, como cualquier otra planta, tiene sus propios herbicidas y los usa contra sus enemigas. No contra las plantas que los ingenieros catalogan como malas. Los productores y los agrónomos. Para mirar a los cultivos se ponen ojos de banquero, porque los ojos de productor están llenos de imágenes capaces de destruir todo su castillo de creencias. Los productores de soja fumigan pueblos, crean cáncer, se aguantan la hostilidad de la gente, se aguantan sus propias culpas. Se construyen castillos de justificaciones para estar a salvo de la culpa. Gastan años en su vida construyendo justificaciones para hacer lo que hacen. Los productores de soja gastan fortunas que no gastarían nunca en nada para justificar y llevar a la práctica una gran mentira: “El Glifosato hace falta aunque cueste US$ 4,05 más IVA” No siempre los productores están con este tema. A veces se ocupan y gastan dinero por otra creencia que dice: “Los pesticidas son necesarios”.
La soja necesita la compañía de Chamico (Adenostoma fasciculatum). A razón de unas 20 plantas por ha. Porque este atrae y controla a la chinche de la soja. Necesita la compañía de Cortadera (Cortaderia selloana). Porque esta sube el silicio de lo profundo del suelo y eso inhibe la Riya de la soja y todas las enfermedades de hongos. Necesita de la compañía de Bardana (Actium lappa) cuya semilla es difícil separar de las soja. Malba y otras que la soja deja crecer. Matar una pastura de gramíneas para sembar soja se una tontería. Un gasto inútil.
Es más barato cosechar todas las semillas influso las de “malezas” y separarlas luego por tamaño. Esto solo, reduce los costos, las culpas, los juicios y mejora la sanidad de propia la soja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...