Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

ARGENTINA: PRISIONES PARA NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

ARGENTINA
EL JOVEN DIEGO BORJA DEVORADO POR LAS LLAMAS EN EL INSTITUTO AGOTE- PRISIONES PARA NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES
Las cárceles de mala muerte de Gabriel Lerner

(Foto: Prensa PPN)
Por Oscar Castelnovo
(APL)Diego Borjas (17) fue devorado por la llamas en un socavón del Instituto Luis Agote, el pasado martes, y luego murió en el Hospital del Quemado con un 80 por ciento de su cuerpo lacerado por lesiones gravísimas. El chico había sido castigado en esa cárcel para pibes y por “hablar irrespetuosamente a un adulto”, – así lo reveló una fuente a la APL- y luego fue sancionado con el aislamiento y la muerte. Como ya denunciara esta Agencia, la Convención de los Derechos del Niño prohíbe aislar a los menores prisioneros. Por su parte, Gabriel Lerner, titular de Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Sennaf) IMPIDEsistemáticamente que las cárceles bajo sus férreos candados sean auditadas por los organismos autorizados a tal tarea coma manda la ley. También existieron dos jueces que en un fallo escándalos negaron a la PPN, una semana antes de la muerte de Diego, el ingreso a los 7 centros de detención bajó la órbita de la Sennaf, que depende del ministerio llamado de Acción Social. Por tales motivos se realizó, ayer, una conferencia de prensa en la PPN, con presencia de su titular Francisco Mugnolo, Ariel Cejas y Rodrigo Borda del mismo organismo; Laura Musa de la Fundación Sur, Eva Asprella del Cels y Leah Tandeter de Amnistía Internacional.
Inició la actividad Francisco Mugnolo quien sostuvo “nos interesa enfatizar es que estos hechos deben prevenirse en vez de lamentarse, y no existe medida más efectiva para prevenir torturas y malos tratos que garantizar que organismos independientes, controlen periódicamente y sin restricciones las condiciones de detención en esos lugares”.

La Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) le ha negado arbitraria y sistemáticamente a la PPN el acceso a los centros de detención de personas menores de edad, como el Agote. El 20 de noviembre de 2014, la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, por mayoría, revocó un fallo que le ordenaba a la Sennaf dejar ingresar a la PPN en los institutos de menores para que cumpla con sus deberes de control en esos lugares.

Uno de los argumentos que utilizaron los jueces Catucci y Riggi para desvirtuar las prerrogativas de la PPN, es que no había ninguna situación de urgencia que reclamara el control de la PPN, pues no existirían violaciones de los derechos de los niños detenidos.
En la conferencia dijo el Procurador: “no pasó una semana desde aquel controvertido fallo y los dichos de estos jueces fueron desmentidos de la manera más trágica, brutal y elocuente con la muerte de Diego Borjas, un adolescente alojado en un lugar prohibido, en condiciones inhumanas y sometido a una sanción ilegítima, según las propias normas de la Sennaf”.
A su turno, Laura Musa de la Fundación Sur afirmó que refirió sobre la pelea que hay que dar “no solo en el plano de la acción judicial sino también en una lucha muy seria porque queda en el mundo de la oscuridad la cuestión de los jóvenes privados de la libertad”.

Por su parte, Eva Asprella representado al CELS pidió “que se implemente ya el Mecanismo Nacional de la Prevención de la Tortura para que se ponga en práctica y también que se abran las puertas de estos centros para el ingreso de la sociedad civil y los organismos públicos…”.
En el mismo sentido Leah Tandeter de Amnistía Internacional Argentina, indicó que: “no solo hay que abrir las puertas sino que también es necesario elaborar información y estadísticas ya que es muy grave que no se sepa cuantos son los niños detenidos en estos lugares”.
Asimismo, la Relatora de los derechos del niño de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, María Rosa Ortiz, expresó su profunda preocupación por el fallo de casación. Ya en noviembre de 2013 el Comité contra la Desaparición Forzada había manifestado también al Estado argentino su preocupación porque la PPN no tiene acceso a los centros de detención de menores”.

Por su parte, la PPN anunció que se presentará como querellante en la causa en la que se investiga la muerte de Diego Borjas y que recurrirá a organismos internacionales para denunciar los obstáculos que se verifican en nuestro país para implementar un mecanismo de prevención de la tortura que proteja también, y fundamentalmente, a aquellos que más lo necesitas: los niños, niñas y adolescentes privados de su libertad.

Fuente: APL
_____________________________________________

ARGENTINA

Rosario. Se hizo justicia condenaron a los responsables del triple crimen de Moreno



Mariátegui
07/12/14

Después de casi 3 años, con mucha emoción, gritamos bien fuerte que se hizo justicia por Jere, Mono y Patom. El jueves 4 de diciembre, los jueces Gustavo Salvador, José Luis Mascali e Ismael Manfrín , en un fallo unánime, condenaron a los responsables del asesinato de tres militantes populares. Con penas ejemplares de entre 24 y 33 años, los 5 acusados estarán desde hoy en la cárcel.
La justicia, aquella que exigimos ante cada muerte injusta, hoy se hizo presente. Se pudo demostrar que con la lucha incansable y sin resignaciones, no hay batallas perdidas. Jere, Mono y Patom, no eran soldaditos de nadie, ni estaban en el lugar equivocado. Eran 3 pibes, militantes populares, que luchaban, día a día, por cambiar esta injusta realidad en la que vivimos. A los pibes los mato el narcotráfico y hoy eso quedo muy claro.

Desde el primer momento lo dijimos y lo seguimos afirmando, el Triple Crimen de Moreno expuso la dura realidad que desde hace largos años atraviesa el día a día de la ciudad. Expuso una realidad que el poder empresarial y político de la ciudad y provincia pretender tapar: las dimensiones del negocio narco, su vínculo con la economía “legal” (boom inmobiliario, boom de la soja) y las redes de connivencia entre la Policia Santafesina, el poder judicial y político.

También puso delante de nuestros ojos la cara oculta de la “Rosario turística y que crece de cara al río” con edificios de lujo para pocos y casinos que parecen una postal de Miami. La ciudad de los y las pibes y pibas que sin laburo, sin posibilidades de estudio y presos/as del consumismo capitalista buscan en el narcotráfico una salida. La cuenta es sencilla: mientras año a año crece el número de homicidios en la ciudad –el 70% jóvenes- aumenta las sumas de las cuentas bancarias de los dueños del narco.

Los/as niños/as y jóvenes de Rosario viven una situación de emergencia. Por ello resulta urgente que se apruebe la Declaración de Emergencia en Niñez y Juventud por parte del Consejo Municipal, iniciativa que venimos impulsando desde la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud. Sin embargo, el Partido Socialista que gobierna la ciudad se niega a reconocer la realidad, siquiera da la cara para debatirla. Mientras tanto, se siguen ajustando los presupuestos para las políticas sociales municipales y provinciales dirigidas a la infancia y jóvenes y reforzando estrategias represivas.

Esperamos que esta sentencia ejemplar sea el puntapié inicial para que le sigan todos los juicios que hay por delante para hacer justicia por cada pibe y piba que muere en la ciudad.

¡Mientras sigamos luchando, ellos estarán presentes!

CONDENAN A LOS ASESINOS DE TRES JÓVENES Y HUMILDES MILITANTES

La explosión de un llanto contenido inundó la carpa del “aguante"

Tras conocerse la condena, los militantes de Villa Moreno y los familiares de las víctimas se fundieron en un abrazo infinito.

Por Andrés Abramowski / La Capital

05 de diciembre de 2014

¿Por qué se llora? ¿Por tristeza? ¿Por felicidad? A veces el llanto es la única síntesis posible entre ambas caras de la vida. Expresión inevitable de una emoción, ¿para qué intentar explicarlo? Una ovación corona las condenas a Sergio "El quemado" Rodríguez y a su banda demencial como un gol que nadie hubiera querido gritar. Bombos, platillos, cantos, lágrimas, abrazos. La esperanza, también inevitable, celebra la extraña sensación que —a veces, como ahora— puede aportar la justicia como consuelo ante lo irremediable.

Jere, Mono y Patom sonríen dibujados en cientos de remeras de distintos colores, estampados en pechos de todas las edades, haciendo latir esos corazones. De alguna manera están vivos, aunque nunca sabrán —o quién sabe— de este logro colectivo que durante 35 meses alumbraron desde el dolor más profundo. Porque, entre tantas otras cosas, el fallo por la masacre que los arrancó de esta existencia puede leerse como una victoria política de una parte de la sociedad rosarina que insiste en luchar por una vida más digna que la que ofrece este mercado hipócrita de violencia y boludez extremas.
Bajo el sol. Cerca de las 11.30 de ayer, y luego de 22 días de acampe en el ingreso a Tribunales por calle Balcarce, los familiares y allegados a las víctimas del triple crimen cortaron el tránsito para reunirse a escuchar el veredicto del juicio oral a los acusados. Mientras el sol se ponía de punta y partía en dos el pavimento, con media calzada protegida por la sombra de los árboles de la plaza del Foro, durante una hora se fueron reuniendo más de 200 personas para compartir ese momento previsto para las 12.30.
Entre tantas sensaciones encontradas reinaba la esperanza, expresada a través de cánticos empujados por bombos de murga que hacían flamear banderas de distintos movimientos sociales y políticos: además de las del M 26 de Junio y el Frente Popular Darío Santillán donde militaban Jere, Mono y Patom, las del Frente para la Ciudad Futura, Cuba MST, Unidos y Organizados, Patria Grande.
La espera se extendió hasta las 12.27, cuando se oyó la primera señal de lo que ocurría en la sala de audiencias donde se estaba por leer el fallo. Entonces todos se fueron acercando hasta la carpa donde se había instalado una pantalla para ver lo que ocurría en el salón. Sin embargo, lo importante no estaba en la imagen sino en el sonido.
Con la mirada en el piso, abrazados en grupos de tres o cuatro, los asistentes escucharon atentamente la voz del juez Gustavo Salvador que salía por los bafles. Los 32 años de condena anunciados para Rodríguez desataron una ovación de gritos y bombos que algunos pidieron acallar para que se pudiera escuchar el resto del fallo.
Las altísimas penas impuestas por el tribunal aportaban una mezcla de alivio y sorpresa que se sintetizaba en lágrimas y aplausos. Emoción. Y más cantos sobre justicia y lucha.


Sueño. "Me habré dormido a las 5 y me desperté a las 6. A casi todos nos pasó lo mismo. Nos tirábamos en los colchones y nos levantabámos enseguida", cuenta casi una hora después de leído el fallo Pablo, militante del M 26 en villa Moreno y, por ende, amigo de Jere, Mono y Patom.
"Anoche fue un momento muy especial. Nos dijimos gracias y nos dimos fuerza", reseña este docente treintañero sobre las horas previas en la carpa por donde desde el 12 de noviembre circularon familiares, amigos y vecinos de los chicos. Sus ojos rojos de emoción muestran no sólo el escueto sueño conciliado durante las últimas 22 noches sino también los 35 meses de trabajo compartido para que el triple crimen no quedara impune.
"No fue fácil, pienso en los testigos que declararon y pusieron la cara ante esa banda sin saber qué iba a pasar. Hoy suponíamos que iban a ser condenados, pero no estábamos seguros de que las penas estuvieran a la altura de lo que fue esa masacre", resume, aliviado a pesar del cansancio.
"Primero nadie creía que fueran a apresar a los culpables; luego nadie creía que fueran a seguir presos y terminaran yendo a juicio. Pero todo eso se fue logrando", señala Nenu, otro militante del M 26. Detrás de ese logro político rescata tanto el compromiso de los militantes como el de los habitantes de villa Moreno, pero también el apoyo de vecinos de toda la ciudad que se fueron acercando durante estos días.
Es que este triple crimen marcó un mojón en la historia rosarina, donde la mayoría de los homicidios siguen impunes. De alguna manera, el camino recorrido por los allegados a Jere, Mono y Patom hasta escuchar este veredicto marque un inicio antes que una meta. Y así tal vez la justicia que la sociedad reclama aparezca cuando, además de la queja y la manifestación, se generalicen la conciencia y el trabajo organizado como herramientas contra lo injusto; que, se sabe, sigue rigiendo en muchos barrios donde —mal que le pese a las estadísticas— el narcotráfico sigue reclutando pibitos a quienes inocula su sanguinaria racionalidad.

Construcción. ¿Se puede celebrar la justicia cuando no es más que un consuelo ante el vacío? Difícil responderlo con palabras. Tal vez por eso existe el llanto, que brota sin preguntar. La vida tampoco pregunta, sólo propone y obliga a hacerle frente. A veces es demasiado cruel, pero entre varios puede ser mejor.
Entre varios se construye el amor y se comparte a lo largo de los días. Esa construcción puede ser tan fuerte hasta incluso capaz de extraer justicia allí donde se supone que reina la impunidad. Y puede ser tan mágica al punto de mantener vivos a tres chicos absurdamente asesinados por lo peor de este mundo, justo cuando ellos se preparaban para intentar mejorarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...