Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

lunes, 22 de junio de 2015

TRANSGÉNICOS: LA ENCÍCLICA PAPAL VERDE "LAUDATO SI" Y LOS ÓRGANOS GENÉTICAMENTE MODIFICADOS.


Naturaleza de Derechos - 18 de Junio de 2015.

TRANSGÉNICOS: LA ENCÍCLICA PAPAL VERDE "LAUDATO SI" Y LOS ÓRGANOS GENÉTICAMENTE MODIFICADOS.

La Encíclica Papal Laudato Si, realiza un llamamiento a toda la humanidad a proteger el ambiente y la biodiversidad. En relación a los Órganos Vegetales Genéticamente Modificados (OVGM), la encíclica si bien no adopta una posición determinante sobre lo que consideramos la real existencia de un riesgo de daño grave e irreparable, brinda, no obstante, conceptos muy valiosos, acertados y criteriosos sobre la necesidad de una discusión amplia, sincera y abierta en la materia.

El documento Papal, en ese aspecto deviene inconmensurablemente oportuno, dado que nuestra Corte Suprema de Justicia de la Nación, en estos precisos días, tiene en estudio el per saltum ambiental que las ONGs Foro Ecologista de Paraná Entre Rios, Centro de Protección a la Naturaleza (CEPRONAT) de Santa Fe, Acción por la Biodiversidad, Bios Quilmes y Naturaleza de Derechos,interpusieran contra la sentencia de primera instancia, que no hizo a lugar al pedido de suspensión de la Resolución 98/15 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación por la cual se aprobara la comercialización de la semilla transgénica de soja de Dow Chemicals, con tolerancia a los agroquímicos biocidas 2,4-d, Glifosato y Glufosinato.

Somos conscientes que es difícil, por cuestiones formales, que el Máximo Tribunal Nacional considere admisible el recurso extraordinario por salto de instancia, pero el llamamiento Papal, en estas circunstancias, provoca aunque menos una obligación moral a exhortar a los otros poderes del Estado, a la realización un debate abierto y a la necesidad de establecer un sistema regulatorio que garantice el acceso y la divulgación de la información científica - en la que se avalan las autorizaciones de los OVGM en Argentina - con la participación de la sociedad civil.

La Encíclica Laudato Si nos deja más tranquilos: no estamos errados en nuestro reclamo.



En la visión filosófica y teológica de la creación que he tratado de proponer, queda claro que la persona humana, con la peculiaridad de su razón y de su ciencia, no es un factor externo que deba ser totalmente excluido. No obstante, si bien el ser humano puede intervenir en vegetales y animales, y hacer uso de ellos cuando es necesario para su vida, el Catecismo enseña que las experimentaciones con animales sólo son legítimas « si se mantienen en límites razonables y contribuyen a cuidar o salvar vidas humanas ». Recuerda con firmeza que el poder humano tiene límites y que « es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas ». Todo uso y experimentación « exige un respeto religioso de la integridad de la creación ».Quiero recoger aquí la equilibrada posición de San Juan Pablo II, quien resaltaba los beneficios de los adelantos científicos y tecnológicos, que « manifiestan cuán noble es la vocación del hombre a participar responsablemente en la acción creadora de Dios », pero al mismo tiempo recordaba que « toda intervención en un área del ecosistema debe considerar sus consecuencias en otras áreas ». Expresaba que la Iglesia valora el aporte « del estudio y de las aplicaciones de la biología molecular, completada con otras disciplinas, como la genética, y su aplicación tecnológica en la agricultura y en la industria »,aunque también decía que esto no debe dar lugar a una « indiscriminada manipulación genética »que ignore los efectos negativos de estas intervenciones. No es posible frenar la creatividad humana. Si no se puede prohibir a

un artista el despliegue de su capacidad creadora, tampoco se puede inhabilitar a quienes tienen especiales dones para el desarrollo científico y tecnológico, cuyas capacidades han sido donadas por Dios para el servicio a los demás. Al mismo tiempo, no pueden dejar de replantearse los objetivos, los efectos, el contexto y los límites éticos de esa actividad humana que es una forma de poder con altos riesgos.

En este marco debería situarse cualquier reflexión acerca de la intervención humana sobre los vegetales y animales, que hoy implica mutaciones genéticas generadas por la biotecnología, en orden a aprovechar las posibilidades presentes en la realidad material. El respeto de la fe a la razón implica prestar atención a lo que la misma ciencia biológica, desarrollada de manera independiente con respecto a los intereses económicos, puede enseñar acerca de las estructuras biológicas y de sus posibilidades y mutaciones. En todo caso, una intervención legítima es aquella que actúa en la naturaleza « para ayudarla a desarrollarse en su línea, la de la creación, la querida por Dios ».

Es difícil emitir un juicio general sobre el desarrollo de organismos genéticamente modificados (OMG), vegetales o animales, médicos o agropecuarios, ya que pueden ser muy diversos entre sí y requerir distintas consideraciones. Por otra parte, los riesgos no siempre se atribuyen a la técnica misma sino a su aplicación inadecuada o excesiva. En realidad, las mutaciones genéticas muchas veces fueron y son producidas por la misma naturaleza. Ni siquiera aquellas provocadas por la intervención humana son un fenómeno moderno. La domesticación de animales, el cruzamiento de especies y otras prácticas antiguas y universalmente aceptadas pueden incluirse en estas consideraciones. Cabe recordar que el inicio de los desarrollos científicos de cereales transgénicos estuvo en la observación de una bacteria que natural y espontáneamente producía una modificación en el genoma de un vegetal. Pero en la naturaleza estos procesos tienen un ritmo lento, que no se compara con la velocidad que imponen los avances tecnológicos actuales, aun cuando estos avances tengan detrás un desarrollo científico de varios siglos.

"Hay que asegurar una discusión científica y social que sea responsable y amplia, capaz de considerar toda la información disponible y de llamar a las cosas por su nombre. A veces no se pone sobre la mesa la totalidad de la información, que se selecciona de acuerdo con los propios intereses, sean políticos, económicos o ideológicos. Esto vuelve difícil desarrollar un juicio equilibrado y prudente sobre las diversas cuestiones, considerando todas las variables atinentes."

Si bien no hay comprobación contundente acerca del daño que podrían causar los cereales transgénicos a los seres humanos, y en algunas regiones su utilización ha provocado un crecimiento económico que ayudó a resolver problemas, hay dificultades importantes que no deben ser relativizadas. En muchos lugares, tras la introducción de estos cultivos, se constata una concentración de tierras productivas en manos de pocos debido a « la progresiva desaparición de pequeños productores que, como consecuencia de la pérdida de las tierras explotadas, se han visto obligados a retirarse de la producción directa.

Los más frágiles se convierten en trabajadores precarios, y muchos empleados rurales terminan migrando a miserables asentamientos de las ciudades. La expansión de la frontera de estos cultivos arrasa con el complejo entramado de los ecosistemas, disminuye la diversidad productiva y afecta el presente y el futuro de las economías regionales. En

varios países se advierte una tendencia al desarrollo de oligopolios en la producción de granos y de otros productos necesarios para su cultivo, y la dependencia se agrava si se piensa en la producción de granos estériles que terminaría obligando a los campesinos a comprarlos a las empresas productoras.

Sin duda hace falta una atención constante, que lleve a considerar todos los aspectos éticos implicados. Para eso hayque asegurar una discusión científica y social que sea responsable y amplia, capaz de considerar toda la información disponible y de llamar a las cosas por su nombre. A veces no se pone sobre la mesa la totalidad de la información, que se selecciona de acuerdo con los propios intereses, sean políticos, económicos o ideológicos. Esto vuelve difícil desarrollar un juicio equilibrado y prudente sobre las diversas cuestiones, considerando todas las variables atinentes.

Es preciso contar con espacios de discusión donde todos aquellos que de algún modo se pudieran ver directa o indirectamente afectados (agricultores, consumidores, autoridades, científicos, semilleras, poblaciones vecinas a los campos fumigados y otros) puedan exponer sus problemáticas o acceder a información amplia y fidedigna para tomar decisiones tendientes al bien común presente y futuro. Es una cuestión ambiental de carácter complejo, por lo cual su tratamiento exige una mirada integral de todos sus aspectos, y esto requeriría al menos un mayor esfuerzo para financiar diversas líneas de investigación libre e interdisciplinaria que puedan aportar nueva luz.


"Es preciso contar con espacios de discusión donde todos aquellos que de algún modo se pudieran ver directa o indirectamente afectados (agricultores, consumidores, autoridades, científicos, semilleras, poblaciones vecinas a los campos fumigados y otros) puedan exponer sus problemáticas o acceder a información amplia y fidedigna para tomar decisiones tendientes al bien común presente y futuro. Es una cuestión ambiental de carácter complejo, por lo cual su tratamiento exige una mirada integral de todos sus aspectos, y esto requeriría al menos un mayor esfuerzo para financiar diversas líneas de investigación libre e interdisciplinaria que puedan aportar nueva luz."






"No ofrece mucha dificultad saber que en la materia que nos ocupa, el orden público ambiental reconoce como bienes jurídicos protegidos a la biodiversidad, la salud y la vida en sí misma. Ese reconocimiento obliga a la exigencia de que la actividad agrobiotecnológica transcurra por un proceso de evaluación de impacto ambiental, algo que en el sub-lite, si bien sucede, lo es de modo abiertamente defectuoso y parcial. Aun así, no negamos que ese sea el escenario, es ahí en el proceso de evaluación de impacto ambiental donde precisamente todos los actores afectados e interesados van a tener la posibilidad, ya sea para desentrañar las dudas e incertezas de un lado– a través de una instancia de audiencia pública - y acreditar las seguridades y certezas por el otro (presentación de los EiSA); sin necesidad de hablar de prohibiciones absolutas ni frenos al desarrollo; sino tan solo de habilitar las actividades en forma tal que se garantice la sustentabilidad ambiental de las mismas, basadas en datos certeros y objetivos y no sobre un dogma científico donde nada se discute ni nada se sabe, ni nada se puede preguntar y/o controlar por los ciudadanos, en una materia que transciende a los particulares y se proyecta sobre la sociedad entera y las generaciones futuras."

"Debemos recordar Excma Corte, que el fin preambular del Estado es el bien común. Y ese fin debe ser materializado por los poderes del Estado en todo su obrar. Y en el tema que nos ocupa, ese bien común se trasluce en permitir, no solo que las empresas puedan desarrollar sus actividades libremente sin perjudicar y dañar el ambiente y la salud humana, sino también que la ciudadanía en general pueda acceder a la información, a fin de previamente – a su participación - tener cabal dimensión de los alcances de aquellas actividades, en relación a los aspectos ambientales que pudieran verse afectados y/o comprometidos, y los efectos que pueden tener en otros derechos fundamentales en juego, como el acceso a una alimentación saludable y adecuada, todo ello con el propósito de ejercer su derecho a formular la observaciones y/u oposición de así considerarlo."

"Los datos de la ciencia independiente de los intereses empresarios y la realidad palpable nos indica la necesidad de ir por la información que no se brinda y se oculta. Desde el plano de la biodiversidad, preguntas como que es de las abejas ? ranas ? liebres ? caracoles ? mariposas ? lechuzas ? águilas coronadas ? y caranchos que había en nuestra biodiversidad ? como la biodiversidad del suelo, tan necesaria para preservar su fertilidad y su capacidad productiva ?, son datos empíricos, evidentes que nos permiten identificar y delinear corpóreamente los riesgos de un daño grave e irreversible, de un grado considerable de incerteza que relaciona el uso a gran escala de los agroquímicos y transgénicos en los últimos casi 20 años y el destino incierto de tan hermosos y necesarios componentes biológicos, cuyos servicios ecosistémicos son insoslayables. Están desapareciendo ?, cabe preguntarnos. Si es así, esa negativa abierta y palmaria por las autoridades nacionales a la búsqueda de la información y despejarnos las dudas sobre los riesgos que podrían estar corriendo el ambiente y la biodiversidad, anulando la participación ciudadana en un sistema democrático participativo, nos coloca frente a una situación de gravedad institucional, atento a los bienes jurídicos en juego."

"Frente a quienes relativizan o soslayan esas afectaciones, o bien considerando a las abejas, las liebres, los caracoles, las mariposas, las lechuzas, águilas coronadas, caranchos y la biodiversidad del suelo como “bienes disponibles” o meros fusibles del modelo productivo ignorando sus roles ecosistémicos, o bien ignorar los efectos crónicos en la salud humana de los alimentos derivados de transgénicos, es decir las consecuencias no visibles, pero que podrían resultar previsibles si la normativa exigiera que los ensayos de toxicidad crónica y carcinogenicidad de los OVGM fueran completos y seguros; unívocamente el eco reparador del orden publico ambiental nos indica que el Estado ante esa incertidumbre, debe adoptar las medidas oportunas e idóneas a través de las herramientas que ese plexo normativo imperativo contempla."

"No estamos en contra del proceso productivo vertebral de nuestra economía, todo lo contrario, exhortamos y reclamamos al Poder Ejecutivo Nacional que la actividad agropecuaria se desarrolle a la luz de la normativa ambiental. La realidad nos muestra una inusitada inequidad en el proceder del Estado Nacional y un abierto y deliberado incumplimiento del orden publico ambiental. Las empresas, como la demandada en autos, obtienen los permisos de liberación y comercialización de los Órganos Vegetales Genéticamente Modificados (OVGM) , a través de un proceso administrativo secreto, presentando estudios de carácter reservado realizados por las empresas interesadas en la aprobación, o por laboratorios vinculados a ellas, que carecen de carácter científico, ya que no fueron revisados para su publicación ni contrastados por investigadores independientes; y a su vez, las evaluaciones de impactos en la salud y el ambiente, -en virtud de una normativa laxa -resultan absolutamente inseguras e incompletas exponiendo a la salud humana, el ambiente y a los componentes de la biodiversidad, a una situación de riesgo de daño grave e irreversible. "

"El Estado Nacional funda y motiva las autorizaciones de liberación y permisos de comercialización de los OVGM - ante la ausencia de una ley de presupuestos mínimos en la materia -, en guías realizadas por organismos internacionales (como ILSI – Instituto Internacional de la Vida) financiados por las propias empresas productoras de OVGM y peticionantes de los permisos (como Dow AgroSciences Argentina SA).
Como corolario de esta situación, se viola el principio republicano de transparencia de los actos de los poderes públicos, omitiéndose brindar información ambiental, ante el requerimiento oportuno y reiterado de la ciudadanía. Consecuentemente, se anula la participación ciudadana, en contraposición al paradigma deliberativo y participativo que nos propone, como sistema democrático, nuestra Constitución Nacional, tras la reforma del año 1994; máxime en cuestiones vinculadas al ambiente y la biodiversidad, donde es obligación de todos los ciudadanos, conservarlos y preservarlos, reconociendo el sistema jurídico sobre ello, el derecho a participar , opinar e intervenir en todos los procesos administrativos de los cuales se derive autorización de actividades o permisos de liberación de productos que puedan afectarlos."

......................................

Foro Ecologista de Paraná (Entre Ríos) - Centro de Protección a la Naturaleza (Santa Fé)

Bios Quilmes - Acción por la Biodiversidad - Naturaleza de Derechos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...