Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

viernes, 13 de noviembre de 2015

¿Alimentando al mundo?


Descartan, brutalmente, miles de pollitos. (2)

IECO.CLARIN.COM|DE CLARIN.COM

Muchos saben que no soy partidaria de compartir imágenes horribles porque con las palabras creo, alcanza y sobra; y sirven más para reflexionar. Entonces, si son sensibles no lo vean, yo no lo hice aunque vi en vivo cosas similares haciendo Malcomidos. Es el descarte de miles de pollitos que hay que descartar porque ya no hay alimento. Porque la empresa está en quiebra. Porque no valen nada. Porque así es la industria aviar: descarta empleados, descarta animales, maltrata, desprecia cualquier cosa que no sea un negocio redondo. No espero análisis económicos sobre el asunto aunque cuelgo una noticia que lo hace para que los que lo necesitan tengan más información. Si bien la cantidad es brutal, no es nada que no se haga sistemáticamente cuando una partida sale mal, cuando nacen más pollos de los que pueden colocar, o en la cría de gallinas para la producción de huevos: ahí todos los días los que nacen machos terminan ahogados de a cientos en bolsas o en tachos o en un incinerador. No sé si esto en particular está avalado por la ley, tampoco si alguien fue a manifestarse en contra. El resto de las prácticas sí están aprobadas. Y lo llaman bienestar animal. ¿Hay otro sistema posible? Por supuesto. Para muchos la salida es el veganismo, y lo respeto y comparto muchos de sus principios (no los que se manifiestan en forma agresiva y poco empática con quienes no lo son, obviamente). Yo encontré que lejos de esta sobreproducción, de esta alienación, de esta bestialidad hay muchas formas de producir. Dicho de otro modo: compro cada tanto, uno que haya sido criado responsablemente, que haya tenido una vida antes de la muerte y no una espera tortuosa de hacinamiento y medicación mientras se convertía en carne. Es más caro, sí es más caro. La carne barata no existe: sus costos están externalizados de todos los modos posibles, y cuando ya las cuentas no dan todo va a parar a la basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...