Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

viernes, 5 de febrero de 2016

AGRICULTORES ESTÁN OPTANDO POR PRODUCIR SIN TRANSGÉNICOS

RED POR UNA AMÉRICA LATINA
LIBRE DE TRANSGÉNICOS
BOLETÍN 638
  POR QUÉ ALGUNOS AGRICULTORES ESTÁN OPTANDO POR PRODUCIR SIN TRANSGÉNICOS
  Tim Barker  - St. Louis Post-Dispatch
25 de agosto 2015
 Hace cinco años, Dan Beyers tomó la decisión de darle una nueva dirección a su finca. O, más bien, volver a lo que hacía antes.  El había destinada un área para sembrar semillas de maíz y soja genéticamente modificados con un control de malezas con glifosato. Pero llegó un punto en el que dijo que ya no tenía sentido seguir con esta tecnología, desde el punto de vista económico.
 Así que dio la espalda a los cultivos transgénicos.
 Las semillas transgénicas tienen cada vez más rasgos, pero no podemos ver realmente una ventaja de rendimiento. Y cada vez que añaden un rasgo, suben los costos. dijo Beyers, que también se preocupa de que las semillas transgénicas podrían ser perjudiciales a su suelo.
 Es evidente que el mundo de la agricultura sigue estando dominado por las semillas que han sido alterados genéticamente para combatir los insectos y las malas hierbas. Pero la evidencia anecdótica sugiere que más agricultores están considerando la trayectoria que Beyers ha elegido.
 Hay varios factores que están en juego, incluyendo que los precios son más elevados que los cultivos no OGM “en especial de la soja”. Pero también existe una creciente preocupación acerca de la decreciente eficacia del glifosato, con los agricultores corriendo cada vez más en las malezas que han desarrollado resistencia al herbicida que revolucionó la agricultura moderna.
 El Roundup no hace la limpieza de los campos de la forma en que solía hacer, dijo Beyers.
 En cualquier caso, las semillas transgénicas están en peligro de ser expulsadas del mercado. Las encuestas recientes del Departamento de Agricultura de Estados Unidos muestra que los cultivos transgénicos representan más del 92 por ciento de la maíz y la soja. Y hay nuevas combinaciones de semillas transgénicas que son resistentes a los herbicidas Dicamba y 2,4-D para hacer frente al debilitamiento del glifosato.
 Pat Westhoff, director del Instituto de Investigación de Política Alimentaria y Agrícola de la Universidad de Missouri dijo que “hay muy pocos cambios en el país (Estados Unidos) en su conjunto”.
 Monsanto, con sede en el suburbio de San Luis de Creve Coeur, está de acuerdo. La cartera de semilla grande de la compañía está dominado por los transgénicos, pero sí produce una gama de semillas de maíz, soja y algodón convencionales, pero representan un pequeño porcentaje de ventas en Estados Unidos y no ha habido ningún aumento en la demanda, dijo una portavoz de Monsanto.
 La mayoría de agricultores miran a Monsanto por los paquetes de innovación y de los rasgos que ofrecemos,  dijo la portavoz Danielle Stuart a través de un correo electrónico.
 Sin embargo empresas como eMerge, una firma con sede en Iowa especializada en semillas no-OGM, dicen que hay modestos incrementos en la demanda de sus productos, sobre todo con los precios de mercado tan bajos para la soja y el maíz, los que caído rápidamente en cosechas consecutivas.
 Con el precio de la caída del grano, los agricultores están buscando semillas más económicas para sembrar,  dijo Johnny Millwood, un gerente de ventas de distrito de una empresa de la región central occidental, que fue fundada en 2009.
 Las semillas convencionales sin duda cuestan menos, que porque no se necesita recuperar los grandes costos de investigación y desarrollo que hay detrás de sus homólogos genéticamente manipulados. Una bolsa de soja no modificada genéticamente  “que sirve más o menos para un acre” cuesta alrededor de 20 dólares menos que una bolsa similar de semillas transgénicas con resistencia al glifosato, dijo Millwood.
 Pero esos cultivos no modificados genéticamente también son más valiosos al momento de vender el grano. Si bien con el maíz convencional se gana apenas 25 centavos extra por bushel, con la soja de calidad alimentaria hay un extra de 2 dólares por bushel.
 Estos precios más altos se están impulsado en gran medida por los mercados de ultramar, con países como Japón y Corea del Sur que constante demanda de soja no modificada genéticamente, dijo Kellee James, director ejecutivo de Mercaris, un servicio de datos de mercado para los granos no-transgénicos y los productos orgánicos.
 Y los debates sobre el etiquetado de los alimentos transgénicos, actualmente en curso en Estados Unidos, sugieren que pronto podría ser mayor demanda interna de granos no modificados genéticamente.
 Lo que está conduciendo este ciclo es el deseo de los consumidores de contar con  más información sobre su comida, dijo James
 Los precios más altos, sin embargo, vienen con su propio conjunto de problemas.
 Una de las tareas más grandes que enfrentan los agricultores convencionales es la necesidad de mantener ese grano separado de los transgénicos después de que son cosechados, pues sólo se permiten que la soja o más convencional tenga pequeñas cantidades de contaminación de transgénicos (generalmente menos del 1 por ciento).
 Eso particularmente difícil para los agricultores que cultivan tanto con semillas transgénicas y convencionales. Ellos tienen que tener más cuidado en la limpieza de los equipos y las instalaciones de almacenamiento cuando se mueve entre los dos tipos de cultivos.
 Eso requiere un poco más esfuerzo y es más caro dijo Nathan Campos, director de biotecnología para la Asociación Nacional de Productores de Maíz. También está la cuestión de operar en un mundo en el que casi todos los que te rodea están utilizando glifosato.
 Esta es la situación que Mike York ha estado experimentando desde hace algunos años en la tierra que trabaja al sureste del Monte Vernon, Illinois. El solía perder sus plantas a lo largo de los bordes de su finca, cada vez que sus vecinos rociaban sus cultivos en los terrenos adyacentes. Y hubo un incidente hace unos años, cuando por error el vecino rocío uno de los campos de York con glifosato, destruyendo gran parte de la cosecha.
 Desde entonces, los vecinos se han vuelto más cuidadosos al rociar cerca de sus campos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...