Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

sábado, 9 de abril de 2016

La Deuda y la Vida

La Deuda y la Vida


El año 2015 cierre en Argentina con una mezcla de novedades, dejà vu, incertidumbre y espanto. El largamente extendido escenario electoral ha dado paso a un nuevo escenario gubernamental dominado por la derecha y repleto de actores-empresariales “prestados” de las corporaciones transnacionales tipo Monsanto y Shell, igual como en la época de la dictadura cívico-militar. Junto a los bancos, financieras y grandes cerealeras, profundizan su injerencia sobre la economía y se arropan del privilegio de ser los beneficiarios exclusivos de las nuevas medidas anunciadas.
¡Cambiemos! invitó en campaña la formación política ganadora, y cambios profundos a favor del mercado, el modelo productivo extractivista, los intereses del capital más concentrado y un realineamiento con la política estadounidense constituyen efectivamente su horizonte. El New York Times, diario líder de EE.UU., resaltó con satisfacción la promesa reiterada por el flamante Presidente Mauricio Macri en su discurso inaugural, al marcar su intención de “aprovechar los recursos naturales” y frenar “las políticas populistas”.

Endeudamiento del Estado, Empobrecimiento del Pueblo

No todo cambiará con la nueva administración, sin embargo, y entre los ejes en el cual puede esperarse mayor continuidad se encuentra, sin duda, el del endeudamiento público. Ausente de la campaña electoral luego de una década de prédica oficial instalando el mito del “desendeudamiento”, el presidente entrante también omitió referencia en su primer discurso. Tampoco lo nombra cuando se refiere a las “ayudas” que espera a corto plazo de bancos “amigos” y otras empresas ávidas de “invertir” en la nueva Argentina, “abierta al mercado”.

Pero de más Deuda se trata, hoy y mañana como ayer y antes. De hecho, el Ministro de Economía saliente aprovechó su último día para confirmar el aumento de US$ 18 mil millones de deuda pública entre enero y septiembre 2015. Este aumento lleva el total de deuda pública reconocida en cabeza del gobierno nacional a US$ 240 mil millones – sin contar un estimado US$ 11,5 mil millones en bonos en manos de los holdouts* y otra cifra desconocida de deuda en cabeza de las provincias y municipios del país. En comparación, la deuda era de US$ 178 mil millones al iniciarse la administración Kirchner y en la última década, la propia Presidente se jactó de haber convertido el país en “pagador serial”, abonando US$ 190 mil millones en concepto de capital e intereses. Como siempre decía Eduardo Galeano, “más pagamos, más debemos, menos tenemos”.

Por su parte, la nueva administración se lanzó de inmediato en una búsqueda frenética de nuevo endeudamiento a nivel externo. Empezó con la ampliación de un crédito “swap” de China y una serie de préstamos-puente de media docena de los principales bancos internacionales que ya llevan décadas – por no decir siglos en algunos casos – esquilmando las riquezas producidas por los argentinos y argentinas de a pie: JP Morgan, Goldman Sachs, HSBC, Deutsche Bank, Citibank, Santander, BBVA… De por medio, el reinicio formal de negociaciones con los buitres y demás holdouts en Nueva York, dando por sentado la voluntad oficial no sólo de pagar (nunca puesta en duda) sino también de continuar reconociendo la inconstitucional y anti-soberana cesión de jurisdicción a tribunales extranjeros.

Al abocarse a este nuevo ciclo de endeudamiento externo, lo cierto es que el gobierno entrante avanza por el camino anunciado por el Presidente Néstor Kirchner, al realizar el primer canje en 2005, y empedrado por su sucesora, Cristina Fernández de Kirchner, al acordar pagar al Club de París y saldar los fallos adversos al país en el CIADI. El endeudamiento kirchnerista, no obstante, fue más bien limitado al mercado interno por causa del sobrevuelo permanente del litigio buitre.

Incluso el 61% de la deuda pública de la Argentina ahora tiene carácter intra-estatal. Sin duda esto trae implicancias y posibilidades de gestión distintas a las de la deuda externa “clásica” o la propia deuda interna con privados. Pero igual tiene un impacto profundo sobre los niveles de pobreza, la calidad y extensión de los programas sociales y la naturaleza misma del modelo productivo.

Para dar un solo ejemplo, significa que la Administración Nacional de Seguridad Social, en vez de utilizar todo su presupuesto para cumplir y mejorar las prestaciones deficientes a las personas jubiladas y pensionadas, ha sido obligada a usarlo en parte para comprar bonos del Estado. El Estado utiliza esos recursos prestados para servir otras deudas. Pero como tampoco alcanzan, los intereses impagos se capitalizan y la deuda crece. No sólo se malversa el presupuesto público, sino que además aumentan sin cesar los intereses a abonar.

De esta manera el sistema de endeudamiento perpetuo, aunque sea deuda interna en vez de externa, conlleva la “financiarización” del Estado, lo que implica tasas de interés crecientes y la dedicación de una parte cada vez mayor de su presupuesto – nuestros recursos públicos – al pago del tributo al capital financiero. Significa también una presión permanente para profundizar un modelo productivo que produce las divisas que requiere el servicio de esa deuda, en vez de plantear alternativas en base a los derechos y necesidades de la población y la restauración del equilibrio con la naturaleza.

Comisión Investigadora NO investigó

En este contexto, no sorprende que cerró sin investigar ni producir dictamen alguno, la Comisión parlamentaria aprobada en septiembre 2014 con el mandato de investigar las irregularidades que pudiera tener la deuda pública acumulada desde tiempos del golpe cívico-militar del 24 de marzo 1976 . Ni siquiera alcanzó a dar entrada a la minuciosa investigación impulsada por Alejandro Olmos, entre 1982 y su muerte en abril 2000, que dio lugar a la primera decisión judicial argentina estableciendo la fraudulencia y arbitrariedad de la deuda acumulada durante el período de esa dictadura (Causa Olmos, julio 2000).

Desde Diálogo 2000 y como integrante de la Asamblea por la Suspensión del Pago e Investigación de la Deuda y por la Defensa del Patrimonio Nacional y los Bienes Comunes, pusimos a consideración de la Comisión en numerosas ocasiones nuestra perspectiva y aportes. Pero con algunas dignas excepciones , ni oficialistas ni oposición mostraron interés en investigar nada y ahora, sería más que sorprendente que el nuevo gobierno decidiera impulsar el cumplimiento de la ley facultativa . Tampoco sería de esperar que cambie el evidente desinterés del sistema judicial argentino – no obstante el fallo Olmos y las reiteradas denuncias y pedidos de nulidad – para poner fin a la impunidad de los grandes actores, tanto estatales como privados, nacionales como extranjeros, del sistema de endeudamiento a perpetuidad. A nosotros, por lo tanto, no nos cabe otro camino que seguir luchando para que sea reconocido su ilegitimidad, cancelado su pago, sancionado sus responsables y planteado en clave de reparaciones, las diversas alternativas posibles.

Por lo pronto seguiremos insistiendo en que el Parlamento argentino asuma su mandato constitucional frente al sistema de endeudamiento, que el Estado renuncie a los tratados y acuerdos internacionales que imponen la cesión de jurisdicción y soberanía y deje de contraer deudas ilegítimas e impagables y que las organizaciones populares profundicemos nuestra reflexión sobre el tremendo costo humano, social y ecológico de la deuda y la movilización para no seguir pagando lo que el pueblo en definitivo, no debe.

¿Reestructuremos mejor?

La realidad del endeudamiento público de la Argentina es tal vez uno de los mejores ejemplos contemporáneos de la imposibilidad de “resolver” sus reiteradas crisis sin romper con la lógica imperante del propio sistema: una lógica que se basa en la incuestionabilidad de su legalidad y sobre todo, legitimidad. Después de la crisis argentina del 2001 – para no ir más atrás – cuando hasta el propio Fondo Monetario Internacional tuvo que reconocer, en una auditoría interna, su responsabilidad, la respuesta del gobierno argentino era no cuestionar la deuda sino buscar condiciones de pago posibles, aceptando todas las condiciones puestas por los mercados.

Ante la embestida también de los fondos buitre, que alcanzó su punto máximo en 2014 con los desmesurados fallos del Juez Griesa en Nueva York, tampoco quiso el gobierno rechazar la renuncia a la soberanía ya aceptada (cediendo jurisdicción a extranjeros y limitando su inmunidad soberana). En cambio, embanderó ante la Asamblea General de la NN.UU., una propuesta para “perfeccionar” los procesos de reestructuración de deuda, creando un nuevo marco jurídico multilateral al respecto.

Sin pretender aquí mayor análisis de los principios aprobados en septiembre 2015 , basta con saber que equiparan los derechos de los prestamistas a los del Estado prestatario, y que guardan silencio sobre la obligación del Estado prestatario de examinar y cuestionar la legalidad y legitimidad de los reclamos de deuda que se dispone a “reestructurar”, para reconocer que no aportan a un necesario cambio de paradigma respecto al sistema de endeudamiento. Podrán contribuir a “comprar un poco de tiempo”, mientras los pueblos siguen siendo obligados a pagar lo que en justicia, no debemos, pero no constituyen un camino para liberarnos del sistema ilegítima de deuda.

Auditoría y Consulta Popular, contra la Deuda, los TLCs y la Impunidad corporativa

Es en ese espíritu que resaltamos en conclusión, el compromiso asumido por las organizaciones y personas que participamos en Buenos Aires en junio, en la I Conferencia Internacional sobre Deuda, Bienes Comunes y Dominación . Resolvimos impulsar en toda la región una nueva campaña popular que busca divulgar, sensibilizar, consultar y movilizar frente al ciclo de endeudamiento en curso y sus características e impactos en relación sobre todo al empobrecimiento, al saqueo y la depredación extractivista y al avance del poder corporativo y la criminalización de la resistencia. Asimismo, en el reciente Encuentro Hemisférico a 10 Años de la Derrota del ALCA , también ratificamos la urgencia de articular las diversas luchas, uniendo entre otras, las acciones a favor del NO pago de lo que No debemos, con el impulso de Jornadas continentales de acción por el retiro de la MINUSTAH de Haití (1 de junio 2016) y contra los TLCs y el Poder Corporativo (4-5 de noviembre 2016).

Aquí en Argentina, desde Diálogo 2000 y con la realidad del nuevo escenario político y el mayor endeudamiento y ajuste ya encaminados, buscaremos avanzar en ese sentido, a lo largo del 2016 y junto a los sectores populares que más sufren las consecuencias de este sistema. Junto al reclamo de realización de una Auditoría integral y participativa de la deuda y el impulso de procesos de Consulta Popular en defensa del patrimonio nacional y los bienes comunes, seguiremos sumando fuerza a favor de la vida, el Buen Vivir y una auténtica integración desde los pueblos y para los pueblos.

-Beverly Keene, Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina

Buenos Aires, 23/12/15

__________________________________________________________

[1] “Comisión investigadora NO investigó”, Diálogo 2000, 2/12/15, http://dialogo2000.blogspot.com.ar/2015/12/comision-investigadora-no-investigo.html

[1] Al respecto, ver el Informe particular presentado por el Dip. Claudio Lozano, https://asambleadeudaybienescomunes.wordpress.com/2015/12/03/informe-del-diputado-lozano-a-la-comision-bicameral-no-investigadora/

[1] “Qué y cómo investiga la Comisión Bicameral de Investigación”, 21 octubre 2015, http://dialogo2000.blmo-investiga-la-bicameral-de.html

[1] Jubileo Sur/Américas ha emitido dos pronunciamientos al respecto: “Reflexiones iniciales en torno a la decisión de la ONU e establecer un marco jurídico multilateral para los procesos de reestructuración de deuda pública”, septiembre 2014, http://dialogo2000.blogspot.com.ar/2014/09/reflexiones-iniciales-en-torno-la.html; y “Contribución de Diálogo 2000 Argentina y la red JS/A sobre el establecimiento de un marco jurídico multilateral para la reestructuración de la deuda”, enero 2015, http://dialogo2000.blogspot.com.ar/2015/01/comentarios-sobre-la-negociacion-de-un.html

[1] Resolución 319/69, Asamblea General de la ONU, 10/9/15, http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/69/319

[1] Ver al respecto la Declaración Final de la Conferencia, http://dialogo2000.blogspot.com.ar/2015/06/declaracion-final-de-la-1ra-conferencia.html

[1] Declaración Final, La Habana, 22/11/15, http://jubileosuramericas.net/declaracion-final-del-encuentro-hemisferico-derrota-del-alca-10-anos-despues/

--
La Deuda Externa MATA.......
y es delito de Lesa humanidad

¡El pueblo debe saber de qué se trata!
La única deuda es con el pueblo
No hay que pagar deuda ilegítima, odiosa y fraudulenta
Suspender los pagos e investigar la Deuda
Defender los Bienes Comunes

--
La Deuda Externa MATA.......
y es delito de Lesa humanidad

¡El pueblo debe saber de qué se trata!
La única deuda es con el pueblo
No hay que pagar deuda ilegítima, odiosa y fraudulenta
Suspender los pagos e investigar la Deuda
Defender los Bienes Comunes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...