Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

martes, 11 de noviembre de 2014

Ayotzinapa: la indignación en MEXICO crece

RESUMEN LATINOAMERICANO
y del Tercer Mundo
Diarios de Urgencia

Director: CARLOS AZNAREZ
Redacción: Leandro Albani, Facundo Guillén, Ana Guillermina Roca, Antonela Di Candia, Marina Pérez Damil, Waldemar Sarli.

CONSULTE NUESTRA WEB www.resumenlatinoamericano.org
y en nuestro blogspot http://resumenlatinoamericano.blogspot.com/

LA CONTRAINFORMACIÓN AL DÍA

Información, opinión y denuncia de Latinoamérica y el Tercer Mundo

7 DE NOVIEMBRE 2014
______________________


MEXICO

La indignación en MEXICO crece

Cierran también la CNDH; la acusan de solapar violaciones a derechos humanos
Estudiantes clausuran la sede de la PGR en solidaridad con normalistas



Aspecto de la protesta ante la PGR

Viernes 7 de noviembre de 2014
La Procuraduría General de la República (PGR) fue clausurada de manera simbólica por cientos de estudiantes de diversas instituciones que de manera unánime gritaron durante horas que el Estado fue el responsable de la desaparición de los 43normalistas de Ayotzinapa.

Una protesta similar fue efectuada frente a la sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
La reja que resguarda la sede de la PGR se convirtió en un largo tendedero donde se colgaron imágenes de los estudiantes que desde el pasado 26 de septiembre fueron privados ilegalmente de su libertad por policías municipales de Iguala y Cocula, Guerrero, por órdenes del entonces alcalde José Luis Abarca Velázquez, y luego entregados a miembros del grupo criminal Guerreros Unidos.

Estudiantes, profesores y padres de familia comenzaron a manifestarse frente a la PGR a las ocho de la mañana con pancartas y mantas. A gritos pidieron el castigo para los responsables y la entrega con vida de los normalistas.

En la movilización participaron alumnos de escuelas y facultades de la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional y Colegio de Bachilleres, así como estudiantes de la Escuela Superior de Educación Física, entre otras. Aunque la protesta fue pacífica, jóvenes encapuchados lanzaron durante unos minutos algunas piedras y botellas llenas de pintura roja contra la fachada de la PGR.

Centenares de jóvenes y adultos entonaron frente a la sede de la procuraduría canciones de Joan Manuel Serrat y otros trovadores. Leyeron poesías, entre ellas Amor, de Jalil Gibrán.

Algunos jóvenes cantaron otras composiciones y lanzaron consignas para exigir las renuncias del presidente Enrique Peña Nieto y del titular de la PGR, Jesús Murillo Karam.

Profesores del Colegio de Bachilleres dijeron al micrófono que a todos los docentes de esa institución les advirtieron que serían sancionados si acudían a la movilización convocada por los estudiantes. Aunque no quisieron revelar su nombre, fueron acogidos por los universitarios. Dijeron que pidieron un día sin goce de sueldo para acompañarlos en la protesta.

Mientras se lanzaban consignas, algunos estudiantes se untaron pintura roja en las palmas de las manos y luego las colocaron en cada barrote de las rejas de la PGR.

Escurrieron un poco de la pintura en la banqueta, como símbolo de la sangre de los miles de desaparecidos que han sido víctimas de autoridades o grupos criminales, sobre todo desde el sexenio de Felipe Calderón.

Sobre la reja que proteje los vidrios de los auditorios de la dependencia los manifestantes escribieron: La justicia se hace en las calles, no en los tribunales; ¡Peña-Murillo, lárguense!; No al Estado que mata, condena y desaparece a toda la gente.

Un largo letrero de papel con la leyenda Clausurado se colocó en la entrada principal de la PGR, sostenido con cinta canela, y permaneció hasta después de que se retiraron los manifestantes, al filo de las dos de la tarde.

Por otra parte, integrantes de organizaciones sociales se reunieron frente a la sede de la CNDH para clausurarla de forma simbólica, debido a su actuación ineficiente en casos como la desaparición forzada de los 43 normalistas.

Poco después de las 13 horas, activistas de colectivos como el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos Hasta Encontrarlos, Eslabones por la Paz, el Comité Cerezo México, el Frente Popular Francisco Villa Independiente y la Coordinadora Nacional Plan de Ayala bloquearon la lateral de Periférico, junto el puente de Luis Cabrera.

Lanzaron consignas como Vivos se los llevaron, vivos los queremos y “Ayotzi vive, la lucha sigue”. Dieron lectura a un comunicado en el que denuncian que la CNDH es actualmente un mecanismo estatal para mantener la impunidad y evitar que los perpetradores de las violaciones de derechos humanos sean juzgados y sancionados.

En los pasados cinco años, ejemplificaron, de las 215 mil 545 quejas recibidas, sólo emitió 413 recomendaciones, (equivalentes a) menos de 0.2 por ciento (del total). Para la CNDH, la militarización, el paramilitarismo, la tortura, el arraigo, las ejecuciones extrajudiciales y la desaparición forzada no existen.

Las fallas y omisiones del organismo no tienen que ver sólo con el trabajo de uno de sus titulares, sino con el actuar institucional planificado para ocultar el sufrimiento de miles de víctimas y limpiar la imagen del Estado mexicano, recalcaron.

Nadin Reyes, integrante del comité Hasta Encontrarlos, subrayó que la CNDH es una entidad que no ayuda a investigar y resolver los casos de violaciones a los derechos humanos, y en esa medida es cómplice de quienes transgreden esas garantías y favorece la impunidad, como lo comprueba el caso de los 43 normalistas desaparecidos.

Héctor Cerezo, del Comité Cerezo México, coincidió en que el organismo aún dirigido por Raúl Plascencia Villanueva ha silenciado los efectos de la política de terrorismo de Estado que genera múltiples violaciones a esos derechos.
FUENTE: La Jornada

_________________

Indignación por la desaparición de 43 normalistas no cesa



Los estudiantes se han solidarizado esta semana con acciones masivas en diversos puntos de México.
7 noviembre 2014

Bajo la consigna “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” se prolonga la jornada de Acción Global por Ayotzinapa.

La indignación por la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa hace más de un mes tras una agresión policial no disminuye. Este viernes los estudiantes convocan más acciones que exigen la aparición con vida de los jóvenes desaparecidos en Iguala, en el estado de Guerrero.

El corresponsal de teleSUR en México, Eduardo Martínez, reportó que: “Ya se tienen varias actividades programadas para el día de hoy como el paro de 72 horas”.

El periodista explicó que estas movilizaciones reclaman que “el Gobierno mexicano no les ha dado respuesta” en torno al paradero de los estudiantes. También cuestionan que el presidente mexicano Enrique Peña Nieto “emprederá su gira por Asia pese a la situación en el país”.

Este jueves, el clamor mundial se hizo sentir en el tuitazo por Ayotzinapa, que en el marco de la Acción Global por Ayotzinapa, fue convocado a través de las redes sociales para exigir que los 43 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre aparezcan con vida.

--------------------------------

MEXICO
En mayo de 2013 los secuestraron sicarios de Guerreros Unidos, declaró un sobreviviente
El alcalde de Iguala cumplió su amenaza: mató a Arturo Hernández y 2 compañeros

Miembros del Frente Popular pidieron protección a la CIDH; no han recibido respuesta
POR Blanche Petrich
Viernes 7 de noviembre de 2014,

Eran las 11 de la noche del 31 de mayo de 2013, en un paraje de encinos y matorrales, aproximadamente a 300 metros de una vereda de terracería que se adentra en el monte por la carretera entre Iguala y Puente de Ixtla. Nicolás Mendoza Villa, chofer del ingeniero Arturo Hernández Cardona, dirigente de la Unidad Popular de Iguala, permanecía tirado en el suelo, secuestrado junto con su jefe y otros cuatro miembros de la organización, por hombres armados vestidos de negro. Llevaban poco más de 24 horas sometidos con armas largas, torturados interminentemente. Hernández Cardona tenía una herida de bala en una pantorrilla, provocada por un disparo en el momento en que el grupo fue interceptado.

Al lugar llegaron dos hombres más, dando órdenes a los secuestradores. Nicolás los reconoció, ya que en ese momento no estaba vendado de los ojos: el presidente municipal, José Luis Abarca, y su jefe de seguridad pública, Felipe Flores Velázquez. Ambos llevaban una cerveza Barrilito en la mano.

En su declaración ministerial ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Guerrero del pasado 11 de marzo, en calidad de testigo ocular y sobreviviente del asesinato de Hernández Cardona y sus compañeros Ángel Román Ramírez y Félix Rafael Balderas Román, Mendoza Villa afirma que el ahora detenido ex edil Abarca se dirigió a Hernández, opositor político: Qué tanto estás chingando con el abono y pintando mi ayuntamiento. Ahora yo me voy a dar el gusto de matarte. Su jefe de seguridad, Flores, levantó a Hernández del piso y lo arrastró unos 10 metros hacia una fosa que recién habían cavado los otros sicarios. Le pone el cañón de un arma larga a la altura de la mejilla del lado izquierdo de la cara y le da un balazo.

Arrojado a la fosa, todavía se oyó la voz de Flores, jefe de la policía local: Métele otro putazo, porque ya va a llover. Y Abarca volvió a disparar para rematar a su víctima.

Mendoza Villa y otros dos secuestrados –Gregorio Dante Cervantes y Efraín Amates– lograron huir en medio de la obscuridad. Días después fueron encontrados los cuerpos de los tres activistas de la Unidad Popular asesinados, los mismos a los que Abarca había amenazado en público el 29 de mayo, en una audiencia en el ayuntamiento de Iguala, frente a todo el cabildo.

Ni las autoridades judiciales del municipio ni las del gobierno estatal, que encabezaba Ángel Aguirre, investigaron ni buscaron a los autores del triple asesinato. Lo que sí se investigó y sancionó fue la protesta que días después protagonizaron la Unidad Popular de Iguala y otras organizaciones guerrerenses, incluida la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, frente al palacio municipal. El inmueble fue apedreado y pintarrajeado. A los manifestantes se les acusó por daños en propiedad ajena, que fueron valorados en 4 millones de pesos.

Mendoza Villa aguantó vivir en Iguala unos meses más, pero después huyó, cuando supo que lo buscaban para ultimarlo. En marzo de 2014 reunió valor para presentarse a declarar ante un agente del Ministerio Público guerrerense en Chilpancingo.

Arturo Hernández Cardona, dirigente de la Unidad Popular de Iguala, fue asesinado dos días después de que el presidente municipal, José Luis Abarca, lo amenazó en público el 29 de mayo, en una audiencia en el ayuntamiento frente a todo el cabildoFoto Oracio Lagunas

En esa declaración – La Jornada tiene una copia– agrega un detalle significativo a la luz de las fosas clandestinas llenas de restos humanos que han sido encontrados en semanas recientes en los alrededores de Iguala. En el lugar de matorrales de espino, sostuvo Nicolás Mendoza, “había más personas, como seis, que tenían secuestradas y tiradas bajo los matorrales. De ellas, eran cuatro hombres y tres mujeres; no supe nunca sus nombres ni a qué se dedicaban. Lo que escuché es que para perdonarle la vida iban a trabajar para ellos, ya que se hacían llamar miembros de la organización Guerreros Unidos y que estaban bajo las órdenes del presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca”.

El secuestro de los activistas había tenido lugar un día antes, 30 de mayo, cuando un grupo de la Unidad Popular se retiraba de la caseta de cobro de la carretera a Iguala, en el tramo hacia Puente de Ixtla, donde habían protestado contra Abarca. El día anterior, en audiencia pública, el alcalde había amenazado de muerte a Hernández Cardona. Ambos eran militantes del PRD; Abarca, afín a la corriente de los chuchos, y el líder social, cercano a los bejaranistas.

Los últimos en retirarse de la caseta fueron Hernández Cardona y seis compañeros, en una camioneta Honda, blanca, con placas del Distrito Federal. Nicolás se puso al volante. A la mitad del camino una camioneta Explorer se les pegó por atrás y otra Cherokee, gris o azul, con las portezuelas abiertas y hombres armados apuntándoles, les cerró el paso.

Al menos uno de los hombres de ese comando es descrito por Nicolás: una persona de edad aproximada de 35 a 40 años, piel morena, cabello corto lacio, con gafas, con acento costeño y que camina jorobado.

De acuerdo con Magda López, dirigente de la Red Solidaria Década contra la Impunidad, durante los 17 meses transcurridos desde el triple asesinato no se realizó ninguna investigación, a pesar de que la Procuraduría General de la República atrajo el caso y abrió la averiguación previa PGR/SIEDO/UELDMS/439/2014.

Tampoco se presentó una demanda formal por parte del líder de la corriente en que militaban los líderes asesinados, René Bejarano, quien, sin embargo, ha insistido en declaraciones a la prensa que le comentó el caso al procurador Jesús Murillo Karam.

En junio de 2013, pocas semanas después de las ejecuciones, la Red; el obispo de Saltillo, Raúl Vera, y Nicolás Mendoza presentaron ante el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Álvarez, una solicitud de protección para los sobrevivientes del ataque, por considerar que podían sufrir un nuevo atentado. No ha habido respuesta del organismo hasta la fecha, a pesar de que en septiembre fue replanteada la petición.

----------------------------------
MEXICO

Masacre de estudiantes: El ascenso al poder de la mujer que mandaba en Iguala


ELDIARIONY.COM – 06.11.14 - La fama la alcanzó de una forma desafortunada. El nombre de María de los Ángeles Pineda Villa –la esposa del exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez—fue publicado en medios de comunicación mexicanos y extranjeros cuando se le señaló de estar detrás de los ataques que derivaron en la muerte de seis jóvenes y la desaparición de otros 43 en la alcaldía que su marido gobernaba.

“Ella era la que mandaba en el municipio, el alcalde hacía todo lo que ella quería”

Sin embargo, para muchos, aunque su marido era quien ostentaba el puesto, era ella quien en realidad tenía el poder.

Esta mujer está directamente ligada al narcotráfico, tal como lo señala la versión digital del periódico mexicano Excélsior. Es una de los cinco hijos del matrimonio entre Salomón Pineda Bermúdez y María Leonor Villa Ortuño, cuyas vidas se desarrollaron entre las entidades mexicanas de Guerrero y Morelos.

El medio señala que la familia completa ha estado ligada a dos de los más violentos grupos criminales de México: el cártel de los Beltrán Leyva y el cártel del Pacífico o de Sinaloa. Con el tiempo, las consecuencias de trabajar en negocios ilícitos fueron funestas.

Cuando los Beltrán Leyva rompieron sus nexos con el cártel del Pacífico, los Pineda Villa mantuvieron su lealtad con los primeros. Para mayo de 2009, Salomón y María Leonor fueron detenidos y presentados como integrantes de una célula del cártel narcotraficante que operaba en la céntrica entidad mexicana de Morelos. Ellos en particular se encargaban delnarcomenudeo.

En ese mismo año, añade Excélsior, sus hijos Alberto, alias El Borrado, y Mario, alias El MP, fueron abatidos en Morelos.

Para 2009, con el deceso de Arturo Beltrán Leyva, el cártel narcotraficante perdió fuerza, lo cual permitió la formación de grupos menores entre los que se encuentran La Barredora, Los Rojos, el cártel Independiente de Acapulco y Guerreros Unidos.

Al frente de esta última banda criminal quedaron los hermanos Salomón y María de los Ángeles Pineda Villa. La Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada (SEIDO) mexicana ubica a otros líderes de ese grupo criminal, como Sidronio Casarrubias Salgado, quien fue detenido antes que María de los Ángeles, además de Benjamín Mondragón Pineda alias Benjamón, quien al verse rodeado por elementos policiacos se quitó la vida el pasado 14 de octubre, afirman las autoridades.

Las investigaciones sobre los hechos de Iguala, indica la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía mexicana) indican que Abarca y Pineda otorgaban millonarias cantidades a los Guerreros Unidos para mantener el control de la Policía Municipal.

El día de los hechos, María de los Ángeles Pineda Villa presentaba su segundo informe al frente del sistema Desarrollo Integral de la Familia (DIF, organización que tradicionalmente encabezan las primeras damas). Luego celebró con un baile organizado por su esposo. Versiones extraoficiales aseguran que en el evento se revelaría la intención de la mujer de suceder en el puesto a su marido.

Excélsior señala que la presencia de jóvenes de la escuela rural en la entidad hizo pensar al matrimonio que boicotearían la celebración, por lo que dieron la orden a la policía de impedirles llegar al lugar.

Por su parte, la web de CNN abunda que la mujer llevaba cerca de cinco meses buscando la candidatura del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) para suceder a su marido al frente de la alcaldía de Iguala.

Tres semanas atrás de los trágicos hechos del 26 de septiembre, Pineda Villa fue electa consejera estatal del PRD, y se encontraba lista para tomar posesión del cargo, con lo que se perfilaba para alcanzar la candidatura por la alcaldía de Iguala.

“Ella era la que mandaba en el municipio, el alcalde hacía todo lo que ella quería”, cita el medio a un dirigente estatal de un grupo político, quien pidió el anonimato por temor a ser víctima de represalias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...