Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

lunes, 15 de febrero de 2016

OGM, herbicidas y Salud Pública

RED POR UNA AMÉRICA LATINA
LIBRE DE TRANSGÉNICOS
BOLETÍN 640

OGM, herbicidas y Salud Pública

Philip J. Landrigan, M.D., and Charles Benbrook, Ph.D.
N Engl J Med 2015; 373:693-695. Agosto 20, 2015. Perspectiva

Entrevista con el Dr. Philip Landrigan sobre las preocupaciones asociadas a los cultivos transgénicos y los herbicidas que se usan con ellos.

Los organismos genéticamente modificados (OGM) no están en la lista de preocupación de la mayoría de los médicos. Si pensamos en la biotecnología, la mayoría de nosotros probablemente nos centramos en las amenazas directas para la salud humana, como la conversión de patógenos en armas biológicas o las implicaciones de las nuevas tecnologías para la edición de la línea germinal humana. Pero mientras esos debates se dan a fuego lento, la aplicación de la biotecnología en la agricultura ha sido rápido y agresivo. La gran mayoría del maíz y la soja cultivada en Estados Unidos ahora es transgénica. Los alimentos producidos a partir de los cultivos transgénicos se han vuelto omnipresentes. Y a diferencia de los organismos reguladores de otros 64 países, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no requiere etiquetado de los alimentos transgénicos.

Dos acontecimientos recientes están cambiando radicalmente el paisaje de los OGM: en primer lugar, el fuerte aumento en las cantidades y el número de herbicidas químicos aplicados a los cultivos transgénicos, y estos aumentará mucho más en los próximos años. En segundo lugar, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) ha clasificado tanto al glifosato, que es el herbicida más utilizado en los cultivos transgénicos, como al ácido 2,4-diclorofenoxiacético (2,4- D, como "probables carcinógenos humanos".

La aplicación de la ingeniería genética a la agricultura se basa en la antigua práctica de la cría selectiva. Pero a diferencia de la cría selectiva tradicional, la ingeniería genética expande enormemente el rango de los rasgos que se pueden llegar a las plantas y permite a los fitomejoradores importar ADN a partir de prácticamente cualquier ser vivo de la biosfera.

La Academia Nacional de Ciencias (de Estados Unidos) ha revisado dos veces la seguridad de los cultivos transgénicos - en 2000 y en 2004 y el análisis se centró casi exclusivamente en los aspectos genéticos de la biotecnología, y ambos concluyeron que los cultivos transgénicos no plantean riesgos especiales para la salud humana. Señalaron que la transformación genética tiene el potencial para producir alérgenos o toxinas nuevas y podría alterar la calidad nutricional de los alimentos. En ambos informes se recomienda el desarrollo de nuevas herramientas de evaluación de riesgos y la vigilancia posterior a la comercialización. Esas recomendaciones han pasado casi inadvertidas.

La principal característica que la industria de la biotecnología ha optado por introducir en las plantas, es la resistencia a herbicidas. El maíz y la soja con tolerancia a la ingeniería genética al glifosato (Roundup) se introdujeron por primera vez en la década de 1990. Estos cultivos "Roundup Ready" ahora representan más del 90% del maíz y la soja plantadas en Estados Unidos. Su ventaja, sobre todo en los primeros años después de la introducción, es que simplifican enormemente el manejo de malezas. Los agricultores pueden rociar herbicidas antes y durante la temporada de crecimiento, dejando sus cultivos de soja o maíz, sanos y salvos.

Pero la adopción generalizada de los cultivos resistentes a los herbicidas ha conducido a un exceso de confianza en los herbicidas y, en particular, del glifosato. En Estados Unidos, el uso de glifosato ha aumentado por un factor de más de 250: de 0,4 millones de kg en 1974 a 113 millones de kg en 2014. El consumo mundial se ha incrementado por un factor de más de 10. No es sorprendente que hayan surgido malezas resistentes al glifosato y que se hoy hayan invadido casi 100 millones de acres en 36 Estados. Estos campos ahora deben ser tratados con múltiples herbicidas, incluyendo el 2,4-D, un componente del defoliante Agente Naranja utilizado en la guerra de Vietnam.

Sobre el primer aspecto (el incremento de herbicidas asociados a los cultivos transgénicos tanto en cantidad como en tipo), hay que señalar que en 2014, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) para aprobó el Enlist Duo, que combina el glifosato con el 2,4D, lo que plantean nuevas preocupaciones sobre la seguridad de los cultivos transgénicos. Enlist Duo fue formulado para combatir las malezas que han desarrollado resistencia al glifosato. Se comercializa en conjunto con las semillas transgénicas que han asido recientemente aprobadas resistentes al glifosato, 2,4-D, y múltiples otros herbicidas. La EPA anticipa que habrá un aumento de 3 a 7 veces en el uso de 2,4-D.

En nuestra opinión, la ciencia y la evaluación del riesgo en las que se basó la decisión de aprobar el Enlist Duo son deficientes. La ciencia consistía únicamente en estudios toxicológicos encargados por los fabricantes de herbicidas en los años 1980 y 1990 que nunca fueron publicados, lo que no es una práctica rara en la regulación de plaguicidas de Estados Unidos. Estos estudios no incluyen los nuevos conocimientos que se tiene actualmente de estos herbicidas, como son los efectos epigenéticos, o los efectos a nivel endócrino provocado por la exposición a dosis bajas, pues no fueron diseñados para detectarlos. La evaluación de riesgos puso poco énfasis en los efectos potenciales para la salud de los bebés y niños, contraviniendo así la ley federal de pesticidas. Tampoco tuvo en cuenta los impactos ecológicos, por ejemplo en las mariposas monarca y otros polinizadores. Se consideró solamente al glifosato puro, a pesar de que hay muchos estudios que muestran que el glifosato formulado que contiene tensioactivos y adyuvantes que son más tóxico que el compuesto puro.

La segunda novedad es el cambio en la clasificación de la IARC hecha en 2015 sobre el glifosato y el 2,4D, que fueron categorizados como "posible carcinógeno humano." Estas clasificaciones se basaron en evaluaciones toxicológicas integrales y la literatura epidemiológica que vinculada a ambos herbicidas con el aumento en tumores malignos en múltiples sitios anatómicos en los animales. Se vinculó al glifosato a una mayor incidencia de linfoma no Hodgkin en los seres humanos.

Estos hechos sugieren que los alimentos transgénicos y los herbicidas que se utilizan en ello, pueden plantear riesgos para la salud humana , lo que no ha sido examinado en las evaluaciones anteriores. Creemos que, por tanto, ha llegado el momento de reconsiderara fondo todos los aspectos de la seguridad de la biotecnología vegetal. La Academia Nacional de Ciencias ha convocado a una nueva comisión para reevaluar sus efectos de los cultivos transgénicos en la salud humanas así como en aspectos sociales, económicos, ambientales, lo que es bienvenido. Se espera el informe de la comisión en 2016.

Mientras tanto, ofrecemos dos recomendaciones. En primer lugar, creemos que la EPA debe retrasar la aplicación de su decisión de permitir el uso de Aliste Duo. Esta decisión fue tomada con prisa. Se basa en estudios obsoletos y mal diseñado y en una evaluación incompleta de la exposición humana y el medio ambiente. Habría beneficiado que se usen estudios más profundos, independientes y publicados en la literatura revisada por pares. Y es precedido tomar en cuenta las recientes determinaciones de la IARC sobre el glifosato y 2,4-D. En segundo lugar, el Programa Nacional de Toxicología debe evaluar con urgencia la toxicología de glifosato puro, glifosato formulado, y las mezclas de glifosato y otros herbicidas.

Por último, creemos que ha llegado el momento de volver a la renuencia de los Estados Unidos a etiquetar los alimentos transgénicos. El etiquetado ofrecerá múltiples beneficios. Es fundamental para el seguimiento de aparición de nuevas alergias a los alimentos y la evaluación de los efectos de los herbicidas químicos aplicados a los cultivos transgénicos. Sería respetar los deseos de un número creciente de consumidores que insisten en que tienen derecho a saber cuáles son los alimentos que están comprando y cómo se produce. El argumento de que no hay nada nuevo acerca de reordenamiento genético, pierde el punto de que los cultivos transgénicos son ahora los productos agrícolas más fuertemente tratados con herbicidas y que dos de estos herbicidas pueden plantear riesgos de cáncer. Esperamos que, a la luz de esta nueva información, que la FDA reconsidere el etiquetado de los alimentos transgénicos y la pareja con financiamiento adecuado, a largo plazo la vigilancia posterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...