Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

miércoles, 20 de agosto de 2014

QUE NO SE INSTALEN ANTENAS DE TELEFONÍA

YA ASCIENDEN A 132.000 LOS ESPAÑOLES QUE FIRMARON PARA QUE NO SE INSTALEN ANTENAS DE TELEFONÍA EN LOS TECHOS PARTICULARES

Una antena sobre su casa puede significar un cáncer dicen 132.000 españoles firmantes contra la nueva Ley de Telefonía promulgada el 9 de mayo de 2014 que vulnera el derecho a la salud de los ciudadanos.


La nueva ley de Telecomunicaciones permite a
las compañías expropiar las azoteas de
propiedades privadas y públicas instalando
cables en el interior o exterior de las mismas.

Los ciudadanos piden que se retire la cuestionada nueva Ley de Telecomunicaciones de España, que permite a los operadores telefónicos usar o expropiar las azoteas de propiedades privadas y públicas instalando cables en el interior o exterior.


Una petición que ya suma 132.000 firmantes en España puso en tela de juicio la Ley de Telecomunicaciones aprobada a fines de abril, que permite según el Gobierno “redes ultrarrápidas”, que “mejoran la protección al ciudadano”, según afirmaciones del Ministerio de la Industria, Energía y Turismo.

Los ciudadanos que rechazan la nueva ley
dicen en las redes sociales que "retiren la ley
de Telecomunicaciones que permitirá a las
compañías telefónicas expropiar azoteas
para instalar antenas".

La petición puesta en la plataformaChange.org, dice simplemente “retiren la ley de Telecomunicaciones que permitirá a las compañías telefónicas expropiar azoteas para instalar antenas”.

Los firmantes sostienen que “hay evidencias que relacionan la cercanía de estas antenas con el aumento de casos de cáncer”. Sin que pueda hacer nada el dueño de casa o las autoridades de la comuna, ahora las compañías telefónicas podrán instalar en España sus antenas en cualquier azotea privada o de uso común, designándola ante el Ministerio de la Industria como “servidumbre de paso especial”.



"No podemos permitir que este país siga remando
en la dirección que imponen las grandes
empresas, mientras los ciudadanos practican la
supervivencia extrema", dijo Alexandra Sosa Gil.

Alexandra Sosa Gil, redactora de la petición advirtió que se “declara a las operadoras como posibles beneficiarios de la expropiación de bienes”. Y agrega: “No podemos permitir que este país siga remando en la dirección que imponen las grandes empresas, mientras los ciudadanos practican la supervivencia extrema”.


Una investigación de 2006 citada por la plataforma Contaminación Electromagnética del país, indica que en las personas que vivieron en la zona de los 400 metros de una antena durante algo más de tres años, “hubo más del triple de casos de cáncer”.


Un estudio de Alejandro Úbeda Maeso, Jefe de la Sección de Investigación Bioelectromagnética del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, detalló en la década pasada un conjunto de evidencias de los efectos electromagnéticos de la telefonía móvil, tanto a nivel celular, como casos de leucemia en niños y mayor número cáncer después de unos 10 años.


Úbeda indicó que "comparada con otros países europeos, España presenta un retraso en materia de protección ciudadana ante exposiciones a Campos electromagnéticos ambientales. Los ámbitos en los que nuestro retraso es más patente son: 1. Legislación y garantía del cumplimiento de las leyes 2. Información a los sectores interesados y control de la preocupación social".


Las microondas que emiten las antenas de
telefonía móvil actúan en la proteína supresora
de tumores, causando una acción tóxica
en los genes.
Hoy la preocupación ante la nueva Ley de Telecomunicaciones, que consta de ochenta y cuatro artículos agrupados en ocho títulos apunta al peligro de cáncer de acuerdo a la opinión de los más de 130 mil firmantes, respaldada en numerosas investigaciones, y en otras personas, al posible nivel de emisiones, sobre lo permitido por la Unión europea, por la falta de fiscalización. Pero los médicos también reclaman que el uso mismo de los celulares, especialmente dentro del hogar tiene malos efectos que hay que considerar.


Afirmando una postura de los riesgos a la salud, el Dr. en MedicinaAndrei Tchernitchin, Director de Medio Ambiente del Colegio Médico en Chile, destacó que las ondas de alta frecuencia tienen efectos que tardan en presentarse de 10 a 20 años. Al aplicar las mismas radiaciones a seres humanos y animales, se observó en los primeros un aumento de temperatura en la cabeza y en los animales, con el tiempo, un aumento de linfomas.


Aumento de teléfonos móviles en España
entre el 2000 y 2013.
Se observó además quela radiación actúa en la proteína supresora de tumorescausando una acción toxica en los genes. Y se demostró que los “los campos electromagnéticos emitidos por teléfonos celulares alteran los electroencefalogramas", principalmente durante actividades que involucran la memoria.

Al estudiar los efectos de la radiación en los leucocitos, se descubrió además una acción tóxica para los genes (aneuploidía del cromosoma), y aquí esto se debió a que la radiación actúa en la proteína receptora supresora de tumores.

Antenas repetidoras
La radiación electromagnética proveniente de antenas repetidoras de telefonía celular es la misma que aquella emitida por los teléfonos móviles. Debido a la presencia a placas reflectoras que actúan como lentes ópticos convergentes para dirigir las emisiones en las direcciones que se requieren para la transmisión de las señales cuidando la eficiencia energética del procedimiento, la intensidad de la radiación no es proporcional a una menor distancia.


En Brasil entre 1996 y 2006 murieron 7191
personas por neoplasia, en un área a 500
metros de las antenas base.
Estudios epidemiológicos demostraron que “la proporción del desarrollo de nuevos cánceres fue significativamente más alta en aquellos pacientes que habían vivido en los diez años anteriores, hasta una distancia de 400 metros de una antena transmisora, que había estado operando desde 1993, comparado con los pacientes que vivían mucho más lejos”, señala el estudio.


Investigaciones realizadas en Brasil relacionaron las muertes por neoplasia y la cercanía a las antenas repetidoras, en Belo Horizonte.

Más allá de los 500 metros de
distancia de una antena de telefonía
disminuye la mortalidad por cáncer.
“Entre 1996 y 2006, 7.191 muertes por neoplasia (cáncer) ocurrieron en un área a 500 metros de las antenas repetidoras“. Lo que significó una tasa de mortalidad de 34,76 por 10.000 habitantes. En cambio fuera de esta zona, “se ha observado una menor mortalidad por neoplasia”.

Otro estudio citado en el reporte viene de Israel, donde se demostró epidemiológicamente un aumento en 4,15 veces de le incidencia de cáncer en habitantes de Netanya, Israel, residentes a menos de 350 metros de una antena repetidora de telefonía móvil, en comparación a residentes a mayor distancia.

“Este fue el primer estudio que demostró que la distancia mínima de ubicación de antenas debe ser mayor a 300 metros de lugares habitables", dijo el Dr. Tchernitchin.



Antena sobre una vivienda en una
azotea de Aragón.
En el informe el médico describe también “una nueva entidad patológica, la hipersensibilidad a radiación electromagnética, que reúne todos estos síntomas como “cefaleas intensas, pérdida de la capacidad de concentración, depresión psicológica, entre otras, y que causan frecuente deterioro en su actividad ocupacional”.

Jorge Marqueta, presidente de CHA, Chunta Aragonesista de Zaragoza, consideró que se vulnera el derecho de la ciudadanía a decidir "si quieren vivir bajo las ondas de telefonía" y criticó que "la expropiación llegue a las azoteas para que instalen las antenas según les convenga a las grandes compañías de telefonía". Marqueta denunció que la ley "solo beneficia a determinadas empresas privadas".


Cuando las empresas seleccionen un techo,
será catalogado como "servidumbre de paso
especial", sin consultar al propietario.
Con la nueva ley de telecomunicaciones los operadores de telefonía en España pueden instalar una antena en tu azotea sin tu permiso.

Con la aprobación de la nueva Ley de Telecomunicaciones se permite a las compañías telefónicas instalar antenas de telefonía móvil en cualquier azotea sin que ni la comunidad de vecinos ni el ayuntamiento pueda hacer nada al respecto. A partir de ahora, las operadoras solo tienen que pedir al Ministerio de Industria la autorización para colocar antenas en una determinada azotea que será catalogada como "servidumbre de paso especial". Y declara a las operadoras como posibles beneficiarios de la expropiación de bienes en comunidades de propietarios para poder instalar las antenas.

Pasan los días y siguen aumentando las firmas para que no se aplique la ley que permite a las telefónicas hacer libre uso de los techos y azoteas particulares, porque cada vez hay más evidencias que relacionan la cercanía de estas antenas con el aumento de casos de cáncer.

¿Con qué derecho una empresa puede disponer de una vivienda privada?
Se preguntan quienes analizaron esta ley que es una injusticia por parte del gobierno. Una verdadera legislación contra los ciudadanos.


Frente del Congreso de los
Diputados de Madrid.
La nueva ley que viola los derechos de los ciudadanos fue aprobada por amplio consenso parlamentario al obtener el 95% de los votos en ambas Cámaras. Con esta ley se sientan las bases para el avance sobre la propiedad privada de cada ciudadano español.

La aprobación de esta ley por el 95% de los votos en cada una de las Cámaras, es una muestra del amplio poder que tienen las compañías telefónicas entre los diferentes grupos parlamentarios, que si bien simulan tener ideas distintas, en este caso, para perjudicar la salud de los vecinos todos los grupos se unieron y acordaron avanzar sobre la privacidad de cada español.


Por 291 votos a favor y 27 abstenciones fue
aprobada esta nueva ley que viola los
derechos de los ciudadanos.
La nueva Ley General de Telecomunicaciones es una ley hecha a medida de las compañías de telefonía móvil (294 votos a favor de 321 presentes y 27 abstenciones), y no contempla los estudios realizados por científicos de todo el mundo han estudiado con gran precisión que las ondas electromagnéticas pueden producir enfermedades muy graves y alterar el organismo de forma irreversible.

Declaración de Alcalá del año 2002
Un grupo de científicos del Estado, reunidos en la Universidad de Alcalá presentó un documento para concienciar a la población y a los poderes públicos de los riesgos de las ondas electromagnéticas producidas por la telefonía móvil.



En el año 2002 en la Universidad de Alcalá se
determinó que "las radiaciones utilizadas en la
telefonía móvil afectan a una variedad de
funciones cerebrales (incluido el
sistema endócrino).
La conclusión dice lo siguiente: “La radiaciones utilizadas en la telefonía móvil, afectan a una variedad de funciones cerebrales (incluido el sistema endocrino). No es de extrañar que las patologías que refieren las personas expuestas a contaminación electromagnética sean, fundamentalmente, neurológicas. Por ejemplo, las cefaleas y las migrañas son congruentes en los efectos de la radiación sobre el sistema dopaminaopioide del cerebro y con las variaciones de la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, así como las alteraciones del sueño son congruentes con la variación de los niveles de melatonina y otras de neuro-hormonas”.

Proyecto RÉFLEX del año 2004


"Las radiaciones que emiten los móviles y las
antenas penetran en el ADN y lo rompen",
se concluyó en el 2004.
Fue un estudio subvencionado por 7 países de la Unión Europea. Colaboraron 15 equipos de investigación de varios países, entre ellos el estado español. Los resultados publicados en el 2004 a los que no se les dio ninguna difusión, dicen de forma concluyente que: “las radiaciones que emiten los móviles y las antenas penetran en el ADN y lo rompen”.


El estudio NAILA, en el 2006
Es el estudio epidemiológico más importante de los publicados hasta el momento.


En 2006, el estudio Naila, revela que hubo el
triple de casos de cáncer en las personas que
habitan alrededor de las antenas de telefonía.
Es concluyente al relacionar las antenas de telefonía móvil con un incremento de casos de cáncer en las personas que viven alrededor de ellas. El estudio puso la frontera de exposición de 400 metros.


El estudio dice que las personas que vivieron en la zona de los 400 metros durante algo más de tres años, revela que hubo más del triple de casos de cáncer que comparativamente en la población fue la de la influencia de las antenas.


Declaración de Salzburgo del 2002
Un comité de expertos hizo públicas varias recomendaciones para los gobiernos de todo el mundo. Una de ellas tiene como objetivo, la protección preventiva de la salud pública contra los efectos biológicos de las estaciones emisoras de telefonía móvil puedan tener sobre la población. Recomendó a todos los gobiernos de la Unión Europea no permitir emisiones de microondas por encima de 0,1 microvatios por centímetro cuadrado.


Suecia no permite emisiones por encima de los 2´2 microvatios por centímetro cuadrado; Rusia, 2´4 microvatios; Suiza, 4´2 microvatios; Italia, 10 microvatios; Austria, 10 microvatios; Polonia, 10 microvatios, China 66 microvatios, etc. Incluso, dentro del propio territorio español, algunas Comunidades Autónomas, como Castilla La Mancha no permite emisiones por encima de los 10 microvatios por centímetro cuadrado, en las denominadas “zonas sensibles”. Pues bien, si en Suecia funcionan correctamente los teléfonos móviles sin exceder de los 2´2 microvatios por centímetro cuadrado ¿por qué en España se permiten nada menos que emisiones de 450´0 microvatios?

Resolución de Catania, año 2002
Los científicos participantes en la conferencia internacional celebrada en Catania (Italia), organizado por el instituto superior de prevención y seguridad en el trabajo. Sobre el estado de la investigación de campos electromagnéticos, están de acuerdo en que: los argumentos que sugieren que los campos electromagnéticos de baja intensidad no pueden influir en los tejidos, son inadmisibles. Los datos epidemiológicos in vitro demuestra la asistencia de efectos inducidos por los campos electromagnéticos.


Miles de personas se están enfermando por
la exposición continua a los campos
electromagnéticos de la telefonía móvil.
El peso de los datos disponibles reclama estrategias preventivas basadas en el principio de precaución que no se observa en la Ley de Telecomunicaciones. Es un atropello de derechos de los ciudadanos. No tiene en cuenta la cantidad de personas que están enfermando por la exposición continua a los campos electromagnéticos pulsantes de la telefonía móvil, WiFi y demás elementos radiantes.

Además, la nueva ley vulnera competencias autonómicas y municipales, dando prioridad a lo que decida una empresa de telefonía móvil. En síntesis, vulnera el derecho a la salud de los ciudadanos y vulnera el derecho a la propiedad privada de todos los habitantes de España al expropiarle sus terrazas y tejados.

Vea el video de la Jornada de información sobre la nueva Ley de Telecomunicaciones en Mataró, España, el 19 de junio de 2014.

Legislación contra los ciudadanos - Agustín García Andrés "La Ley 9/2014 de Telecomunicaciones"

2 comentarios:

  1. hay un tipo de contaminación que no se puede ver, no se puede sentir, no se puede oler, que se llama la CONTAMINACION ELECTROMAGNETICA O TAMBIEN LLAMADA ELECTROPULUCION. Vienen hacer la contaminación originada por los diferentes tipos de campos electromagnéticos, Se llama radiación no ionizante a toda energía en forma de ondas que se propagan a través del espacio. Este tipo de radiaciones tiene su origen principalmente en los campos electromagnéticos naturales, a los cuales se han unido un amplio número de campos artificiales, creados por maquinaria industrial, líneas eléctricas, electrodomésticos, telefonía celular, en especial las antenas de telefonía celular, que nos exponen a diario a una radiación adicional. Las ondas de radiación de microondas que generan las antenas, son ondas invisibles, no tienen olor y atraviesan todo nuestro cuerpo, El ser humano está conformado por células que tienen un campo electromagnético una muestra de ello es que somos buenos conductores de electricidad.
    El hierro presente en nuestra sangre y almacenado en nuestro cerebro, es muy sensible a los campos electromagnéticos. Lo mismo sucede con la permeabilidad de las membranas que forman los nervios, los vasos sanguíneos, la piel y otros órganos, como así también los cromosomas que forman parte del ADN. La presencia de un campo electromagnético produce una agitación de los átomos, moléculas e iones sensibles a él. Otras investigaciones acerca del hierro en nuestra sangre, es que pasan a orientarse en sentido de donde están ubicadas las antenas de telefonía celular.
    Según las últimas investigaciones se sabe que la radiación de microondas de las antenas de telefonía celular en animales mutan su ADN, en los seres humanos produce daño genético en las células sanguíneas, induciendo lesiones cromosómicas inducidas.
    Los efectos no son de inmediatos, El Dr. Matiza Ceferino, de la Universidad de Politécnica de Madrid del laboratorio de Bioelectromagnetismo señala que la exposición por tiempos prolongados la radiación a niveles de baja frecuencia, sus efectos se harán visibles de 10 a 20 años, además muchas veces no se asocian las enfermedades a las radiaciones porque no aparecen síntomas claros.
    El Dr. José Luis Bardasano, Director del Instituto de Bioelectromagnetismo de la Universidad de Alcalá de Henares plantea: “Las ciudades se están convirtiendo en auténticos bosques de antenas de todas clases, algunas emiten radiaciones a las que la gente se adapta o sufre. La gente no adaptada va a tener insomnio, va a ser más agresiva y más inestable”. “Los seres humanos tenemos un pequeño órgano situado en el centro del encéfalo, se trata de la glándula pineal. Este órgano es el encargado de regular nuestros ritmos vitales, está sincronizado con la luz solar y, en menor medida, con el magnetismo terrestre. Una de las funciones de la glándula pineal es la de producir por la noche una hormona, ‘la melatonina’. Cuando una persona está sometida continuamente a un campo electromagnético “la producción de la hormona desciende” y la melatonina es uno de los anti radicales libres, produce ritmo en el organismo y es un potente anticancerígeno, sobre todo en el cáncer de mama”.

    ResponderEliminar

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...