Santa Fe: por una nueva Ley de Agrotóxicos...por una ley de agroecología

Basta de agrotóxicos, fertilizantes químicos y transgénicos.

Es la hora de la agroecología, la producción orgánica y la soberanía productiva y alimentaria.

jueves, 11 de diciembre de 2014

ESTADOS UNIDOS y las torturas

ESTADOS UNIDOS
TODO EL MUNDO LO SABÍA PERO AHORA ELLOS MISMOS LO CONFIESAN:
La CIA utilizó amenazas sexuales y otros métodos de tortura no autorizados

09/12/2014


9 de Diciembre.- Un informe del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos Sobre tácticas antiterroristas entregará detalles de las técnicas usadas por la CIA en interrogatorios a presuntos yihadistas capturados, según han informado fuentes con conocimiento del documento.

El informe, que el comité de mayoría demócrata prevé publicar el martes, describe como el destacado miembro de Al Qaeda, Abdel Rahman al Nashiri, sospechoso de planificar el ataque con bomba al barco 'USS Cole' en 2000, fue amenazado por sus interrogadores con un taladro eléctrico, indican las fuentes. El aparato nunca llegó a usarse sobre Nashiri. En otro documento del mismo informe se cuenta cómo al menos uno de los detenidos fue sexualmente amenazado con un palo de escoba, tal y como añaden las fuentes.

Anticipándose a las previsibles quejas a nivel mundial e, incluso, posibles actos de violencia por la publicación de detalles tan gráficos, la Casa Blanca y funcionarios de inteligencia han señalado este lunes que han tomado medidas para incrementar la seguridad en las instalaciones de Estados Unidos en todo el mundo.

"Hay algunos indicios de que (...) la publicación del reporte puede significar un riesgo mayor para instalaciones e individuos estadounidenses en todo el mundo", explicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Algunos de los métodos de interrogación, para obligar a los detenidos a entregar información sobre complots o células terroristas, fueron más allá de las duras técnicas autorizadas por la Casa Blanca, la CIA y abogados del Departamento de Justicia que trabajaban para el Gobierno del ex presidente George W. Bush. Durante la presidencia de este, y luego de los ataques del 11 de Septiembre de 2001, la operación conocida internacionalmente como "Rendición, detención e interrogatorio" desplegada por la CIA retuvo a un centenar de sospechosos de terrorismo en "lugares oscuros" fuera de los EE.UU.

Estos fueron interrogados usando métodos como el "waterboarding" o ahogamiento simulado –poner un paño sobre la cara del prisionero, echarle agua y obligarlo a respirar, lo que provoca la sensación de ahogo-, golpes, humillaciones, exposición al frío y privación de sueño.

Earnest ha insistido en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, apoya que el documento sea público "para que la gente del mundo y en el país entienda exactamente de qué se trata".

Mientras tanto, las agencias de Inteligencia estadounidenses han estado, de forma secreta, entregando un boletín en el que se advierte de posibles reacciones violentas en el extranjero, tal y como informa un funcionario de Inteligencia a Reuters. El texto tardó varios años en ser elaborado.

El Pentágono también ha advertido a los comandantes en terreno que tomen medidas apropiadas para proteger a las tropas y a las bases en el extranjero. Se espera que los demócratas en el comité de Inteligencia suban el informe este martes a su portal en Internet, junto con las muchas críticas al texto de legisladores republicanos.

El texto, que ha tardado varios años en ser elaborado, narra la historia del programa de 'Rendición, detención e interrogatorio' de la CIA.

Bush cerró varias partes del programa antes de dejar el cargo y Obama prohibió rápidamente las denominadas "técnicas mejoradas de interrogatorio", consideradas torturas por sus críticos, tras su toma de posesión en 2009.

La conclusión final del comité es que las duras sesiones no aportaron ningún dato vital que no pudiera haber sido obtenido por otros medios, algo fuertemente disputado por muchos funcionarios de Inteligencia y antiterrorismo, que aseguran que no hay duda de que sí sirvieron.


Informe sobre las prácticas de la CIA de la Comisión de Inteligencia del Senado estadounidense
EE.UU. admite que torturó y no sirvió
El documento citó cables confidenciales de la CIA, e-mails y transcripciones de interrogatorios para refutar la justificación de la agencia de que la tortura había ayudado a frustrar atentados y salvado vidas.

La senadora Diane Feinstein, titular de la Comisión de Inteligencia del Senado, contesta preguntas sobre el informe.

Un informe del Senado de Estados Unidos desnudó y condenó duramente las prácticas de la CIA, acusando al organismo de Inteligencia de torturar a presuntos islamistas y de mentir a los estadounidenses. El tratamiento de detenidos en cárceles secretas en el exterior fue “mucho peor” de lo que el gobierno dijo al Congreso y al público, de acuerdo con el informe de la Comisión de Inteligencia del Senado, la primera revisión oficial luego de cinco años de debates sobre el trato a los prisioneros por parte de la CIA. El presidente Barack Obama aseguró que las torturas aplicadas en la última década no representan los valores de su país, dañaron la imagen de la nación y no ayudaron en nada en la lucha contra el extremismo.
Elaborado tras una larga recopilación de documentos y testimonios, el informe aborda los procesos de interrogatorio a sospechosos y miembros de Al Qaida retenidos en instalaciones secretas en Europa y Asia en los ocho años posteriores a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. La comisión divulgó un resumen de 500 páginas que, según sostuvo, reúne los principales hallazgos y conclusiones que conforman la investigación total, que tiene 6700 páginas.
“Continuaré usando mi autoridad como presidente para garantizar que nunca más recurramos a estos métodos”, afirmó Obama, que en 2009 prohibió por decreto las torturas y ordenó el cierre de las cárceles secretas de la CIA en el exterior y de la prisión de Guantánamo, algo que aún no logró hacer. “El documento refuerza mi opinión de que estos duros métodos no sólo fueron inconsistentes con nuestros valores como nación, sino que no fueron de servicio a nuestros esfuerzos generales contra el terrorismo ni nuestros intereses de seguridad nacional”, subrayó el mandatario.
En tanto, la senadora demócrata Dianne Feinstein, la presidenta de la comisión, calificó el informe de mancha en la historia de la nación. “Según mi acepción común del término, los detenidos de la CIA fueron torturados”, declaró la legisladora al momento de presentar el informe a sus pares.
Entre otras tácticas usadas por la CIA, los detenidos fueron privados de sueño, golpeados y arrojados contra las paredes, confinados en pequeñas celdas, aislados durante largos períodos y amenazados de muerte, aseguró el informe. Tres detenidos sufrieron la táctica de ahogamiento simulado conocida como “submarino”. Muchos de los prisioneros desarrollaron problemas psicológicos. Pero las “técnicas de interrogatorio mejoradas” de la CIA no dieron resultados que valieran la pena, según la conclusión del informe.
Al menos cinco personas detenidas por la CIA recibieron “rehidratación rectal”, una forma de alimentación a través del recto, agregó el informe, que dijo que no se encontró ninguna necesidad de realizar ese tratamiento.
Otros recibieron “baños de hielo” y amenazas de muerte. Al menos tres cautivos fueron amenazados con que sus familias iban a sufrir. Agentes de la CIA dijeron a otro que iban a lastimar a sus hijos, y a un hombre, que iban a abusar sexualmente de su madre.
Obama destacó que él siempre apoyó la desclasificación del informe de la Comisión del Senado, elaborado por el liderazgo demócrata en ese panel y a la que se oponían muchos republicanos. “Ningún país es perfecto. Pero una de las fortalezas que hacen excepcional a Estados Unidos es nuestra voluntad de confrontar nuestro pasado abiertamente, afrontar nuestras imperfecciones, cambiarlas y hacerlo mejor”, aseveró el presidente, para quien actuar en función de los valores del país “no lo hace más débil, sino más fuerte”.
El documento citó cables confidenciales de la CIA, e-mails y transcripciones de interrogatorios para refutar la justificación de la agencia de que la tortura había ayudado a frustrar atentados y salvado vidas de estadounidenses. La CIA y ex funcionarios de la agencia rechazaron los hallazgos del informe.
“La información de Inteligencia obtenida por el programa fue crucial para nuestro entendimiento de Al Qaida y sigue aportando información para nuestros esfuerzos contra el terrorismo al día de hoy”, afirmó el director de la CIA, John Brennan, en un comunicado. “El programa condujo a la captura de líderes de Al Qaida y los eliminó del campo de batalla”, evaluó por su parte George Tenet, que era director de la CIA cuando ocurrieron los ataques del 11-S con aviones de pasajeros secuestrados y estrellados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, en Virginia. Tenet dijo que el programa, incluyendo las torturas, “salvó miles de vidas norteamericanas”.
Lo mismo hicieron senadores republicanos, que en sus escritos en disenso con las conclusiones generales acusaron a los demócratas de inexactitudes y de evidencia recolectada a discreción para llegar a conclusiones prefabricadas.
En un comunicado conjunto, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y el republicano de más alto rango en la Comisión de Inteligencia de la Cámara alta, Saxby Chambliss, consideraron que el informe “distorsiona” la realidad. Los senadores de la oposición consideran que el informe tiene “motivaciones ideológicas” y “distorsiona” el relato de los sucesos, “independientemente de cuál sea la opinión de cada uno en este asunto”.
El senador demócrata Harry Reid discrepó con esta visión. “La tortura no sólo es inmoral, sino que no funciona. No nos da nada, excepto un mal nombre”, remarcó. El programa fue aprobado mediante una orden secreta del ex presidente republicano George W. Bush, antecesor de Obama, en 2002, pero el mandatario no fue informado por la CIA sobre los detalles hasta 2006.
En un claro distanciamiento de sus correligionarios, el senador y ex candidato presidencial John McCain, que fue torturado en Vietnam como prisionero de guerra, dijo ante el pleno del Senado que las torturas de la CIA mancharon el honor de Estados Unidos e hicieron mal al país. “Lo que podría resultar sorpresivo, y no sólo para nuestros enemigos, sino para muchos estadounidenses, es qué poco hicieron estas prácticas para ayudar a nuestros esfuerzos para llevar ante la Justicia a los culpables del 11-S y para descubrir y evitar ataques terroristas hoy y mañana”, confió.

_____________________________________________

Las torturas de la CIA

Inyecciones por vía rectal, amenazas sexuales y privación del sueño durante días

· El Departamento de Justicia aprobó que se recurriera a torturas prohibidas en 2004
· No había suficientes traductores para realizar interrogatorios eficaces, según el documento
· Muchos agentes de la CIA no estaban cualificados para llevar a cabo interrogatorios
· La falta de contacto humano de los presos provocó alucinaciones, paranoias y autolesiones
· Las torturas causaron la muerte por hipotermia de un detenido desnudo y encadenado


Mitch McConnell y otros senadores republicanos comparecen tras hacerse público el informe. BERTA HERREROALEXANDRA VON SCHELLING
10/12/2014

La CIA mintió deliberadamente a la Casa Blanca y al Congreso sobre sus prácticas, como detalla el informe dado a conocer este martes por el Senado. Los detenidos fueron privados de luz, sometidos a música atronadora y con la única compañía de un balde en el que depositar sus heces y en celdas sin calefacción. Sin embargo, las condiciones de vida que la CIA relató eran mucho mejores que éstas.Inyecciones de comida de manera forzosa por vía rectal, privación del sueño durante 70 horas, ahogamientos simulados, amenazas sexuales con palos y palizas varias son sólo algunas de las torturas a las que la CIA sometió a los detenidos acusados de actividades relacionadas con el terrorismo entre 2002 y 2006, tras el terror desatado por los atentados del 11-S.

Tal era el aislamiento al que se vieron sometidos algunos presos que la falta de contacto humano les provocó traumas psicológicos como alucinaciones, paranoias y autolesiones. Este fue el caso de Arsala Khan, un afgano capturado en 2003 que contaba con alrededor de 55 años y que presuntamente ayudó aOsama Bin Laden a escapar a través de las montañas de Tora Bora a finales de 2001. Tras las 56 horas que fue mantenido despierto de pie apenas podía articular palabra y estaba "visiblemente en shock por las alucinaciones que le hacían ver a su familia asesinada por unos perros", según relata el informe. Dos días después tener estas visiones, sus interrogadores volvieron a privarle de sueño durante otras 21 horas.

Tras aproximadamente un mes de interrogatorios exhaustivos, la CIA concluyó que "el detenido no parece estar involucrado en planes actuales contra Estados Unidos" y ordenó que fuera devuelto a su pueblo y le fuera efectuado un pago en metálico. Sin embargo, fue transferido al Ejército, que le custodió durante cuatro años más a pesar de ser conocido que su delator tenía intereses personales contra él y su familia.

Esta técnica también fue usada entre el 3 y el 5 de junio de 2003 con Abu Hazim, quepermaneció en vela y de pie 52 horas. Asadallah también fue mantenido así a pesar de sufrir un esguince. En 2003, la privación del sueño por debajo de las 72 horas estaba considerada como una técnica legal. Khallad bin Attash fue sometido a 70 horas de privación de sueño, dos menos de las permitidas. Después oficiales de la CIA le permitieron dormir durante cuatro horas para luego mantenerlo despierto, sentado, durante otras 20. Algunos detenidos fueron forzados a permanecer despiertos hasta 180 horas.

Los agentes, además, desprendían a los detenidos de su ropa, arrastrándoles desnudos por el suelo, bañándoles en agua congelada, simulando su ahogamiento mediante la inyección de inmensas cantidades de agua por las vías respiratorias y propinándoles brutales palizas, sin olvidarse de amenazarles con hacer daño a sus mujeres y niños. Las torturas llegaron incluso a causar la muerte, en 2002, de un detenido por hipotermia que había permanecido encadenado, prácticamente desnudo, en una prisión secreta de la CIA.
Inyecciones rectales forzosas que inducían al suicidio

A partir de marzo de 2004 y hasta que ingresó como preso en Guantánamo, Majid Khan llevó a cabo una serie de huelgas de hambre que llamaron la atención del personal de la CIA. Ante una primera situación en que se temía por su vida, el reo permitió que le fueran suministrados nutrientes por vía gástrica. Sin embargo, tres semanas después la CIA recurrió a un tratamiento más agresivo, que incluyó la alimentación e hidratación rectal sin su consentimiento.

Un día, el menú de Khan, consistente en hummus, pasta con salsa, nueces y pasas, le fue inyectado a la fuerza por la vía rectal. Las inyecciones persistieron y el preso intentó quitarse la vida en varias ocasiones con la ayuda de objetos punzantes.
Detenciones ilegales y líos diplomáticos

El informe revela también que la CIA cometió detenciones erróneas que prolongó sin justificación. Ese fue el caso del afgano Gul Rahman, detenido en 2004 por llamarse igual que un objetivo estadounidense. A pesar de que la agencia sabía que este hombre no era su objetivo, como reveló también una prueba de ADN, fue retenido en aislamiento durante aproximadamente un mes.

En enero del mismo año, la CIA detuvo a Khalid al-Masri, de nacionalidad alemana, para ser interrogado por la posibilidad de que conociera información sobre Al Qaeda. Ello se hizo sin determinar si su persona significaba amenaza alguna, lo que constituía un requisito para efectuar detenciones desde el 17 de septiembre de 2011. Finalmente, tras una retención prolongada de forma injustificada, Al-Masri fue liberado (fundamentalmente porque ciertas divisiones de la CIA no querían notificar al Gobierno alemán la captura de uno de sus ciudadanos) con sus enseres personales y 14.500 euros en concepto de indemnización.

Por otro lado, desde julio de 2004 hasta finales de ese año, se recurrió a técnicas de tortura de grado superior al permitido en los casos de Janat Gul, Sharif al-Masri y Ahmed Khalfan Ghailani, las tres con la aprobación individual del Departamento de Justicia.
Una información crucial para entender a Al Qaeda

George W. Bush, presidente de Estados Unidos mientras se produjeron las torturas, firmó un Memorándum de Notificación (MON) el17 de septiembre de 2001 que otorgaba a la CIA el derecho de detener a "quienes constituyan una amenaza de violencia y muerte a los ciudadanos de Estados Unidos y los que planeen ataques terroristas". El MON no hizo ninguna referencia a los métodos de los interrogatorios.

El director de la CIA, John Brennan, expresó este martes que la información extraída con las torturas fue "crucial" para entender a Al Qaeda y sigue siendo útilen la actualidad en esfuerzos contra el terrorismo. Tras la publicación del documento, la Agencia de Inteligencia estadounidense ha defendido que, pese a que cometió "errores" en su aplicación del programa, este produjo información útil, incluido en la misión para encontrar a Bin Laden.

Durante la era Bush, la CIA había alegado que el 50% de sus informes de inteligencia sobre la organización terrorista fueron elaborados a partir de los interrogatorios a presos. Sin embargo, la Oficina del Consejo Legal llegó también a conclusiones equivocada basadas en información falsa proporcionada por la agencia en relación a Al Qaeda y posibles ataques terroristas. Muchos de los torturados proporcionaron información errónea sólo para acabar con las prácticas de sus interrogadores.
Incompetencia... y ningún responsable

El documento refleja que la CIA no disponía de suficientes traductores para realizar interrogatorios eficaces en los primeros días de cautiverio de los detenidos. Además, muchos de los agentes que los llevaron a cabo no estaban cualificados para hacerlo, ya que habían terminado su formación apenas unos días antes.

Si bien el informe publicado por el Senado estadounidense explica con detalle las torturas practicadas sobre los presos sospechosos de terrorismo, en élaparecen borrados todos los nombres de los torturadores y de los países que cooperaron con Estados Unidos en estas prácticas.

A pesar de ello, EEUU ha instado a sus bases militares en el extranjero a extremar la alerta por la posibilidad de reacciones violentas a estas revelaciones.
'CARTA' DE CASTIGOS

Inyecciones rectales

Majid Khan fue obligado a alimentarse en 2004. Un día, su "bandeja de comida", consistente en hummus, pasta con salsa, nueces y pasas, le fue inyectada a la fuerza por el recto.

Privación de sueño

Hasta 180 horas fueron forzados a permanecer despiertos los reos. En 2003, tras 56 horas en vela, Arsala Khan tuvo alucinaciones.

El agua como arma

A algunos detenidos se les torturaba con simulacros de ahogamiento o se les bañaba en agua congelada. Un preso llegó a morir de hipotermia.

Vida en penumbra

Los reos eran recluidos en celdas oscuras, sin calefacción y con música atronadora. / B. H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Criticidad, honestidad intelectual y de todas las especies, creatividad, denuncia y anuncio...